Logo de Noticias Coches
Citroen Type 350 – 9
Mario Nogales

Citroën Type 350 «Belphégor»: el precursor de los comerciales de la marca

Los vehículos comerciales también son parte de nuestro día a día. Son los que se encargan de las tareas más arduas y por ello tienen que destacar por sus capacidades. Por suerte, sus orígenes están al principio del siglo pasado y desde entonces han ido evolucionando para sumar aún más cualidades. Uno de los que marcaron época fue el Citroën Type 350 «Belphégor», que sería prácticamente el abuelo de los actuales Jumpy y Jumper.

Los orígenes de este ejemplar está en 1919, cuando André Citroën comenzaba su andadura con los comerciales al hacer una variante furgoneta del clásico 10 HP. Inicialmente eran vehículos adaptados gracias a unas plataformas bastante versátiles, pero no estaban optimizados para este uso. Así que decidieron comenzar a crear un chasis específico para furgones y camiones con el que poder hacer modelos asequibles, duraderos y seguros.

De esta forma, en 1939 aparecía el Citroën TUB, considerado como el primer vehículo comercial moderno. Se trataba de un furgón de cabina avanzada diseñado por Flaminio Bertoni (padre del Traction Avant y del DS 19) con una suspensión por barras de torsión y plano de carga liso. Este modelo de tracción delantera destacaba por su facilidad de acceso. Años más tarde llegaría el Citroën Type 350 para marcar un antes y un después en la marca francesa.

Después de la Segunda Guerra Mundial la prioridad en los vehículos comerciales era renovar los modelos 45, 47 y 55 que derivaban de proyectos de preguerra. Aún así se fue poniendo a punto un proyecto en el que trabajaron personalidades como André Lefebvre o Paul Magès, padres del 2 CV y de la suspensión hidráulica, respectivamente. Poco a poco fue tomando forma hasta dar con la clave y lanzar el Type 350 que tantas alegrías le dio a la marca.

Para comenzar, hay que decir que el apodo Belphégor proviene de su aspecto. Su frontal tenías unas líneas que recordaban al fantasma protagonista de la serie de TV «El Fantasma del Louvre». Le daban forma dos orificios acristalados justo por encima de los faros que servían para mejorar la visibilidad en marcha y durante las maniobras. Este modelo también destacó por su cabina fácilmente desmontable que se podía elegir en dos tipos.

El Citroën Type 350 «Belphégor» fue un adelantado a su tiempo al ofrecer un sistema de aislamiento que no se volvería a utilizar hasta 1974 en el CX y todo tipo de versiones. Inicialmente llegaron los 350 y 600, pero al poco tiempo la familia se fue completando con los 370, 450, 600, 700, 800; además de las versiones chasis cabina. A lo largo de su historia se carrozaron de todos los modos posibles, dando vida a camiones, autobombas, grúas, transporte de animales, cisternas e incluso autobuses para hasta 60 pasajeros.

En total se cuentan más de 140 combinaciones diferentes, con cargas máximas que iban desde los 3.500 hasta los 8.000 kg. Uno de los más recordados era el camión de bomberos, que contaba con sirena en el techo, escalera extensible, tubos de acero y un depósito de agua con 3.500 litros de capacidad. Este Citroën Type 350 se comercializó entre 1965 y 1972, vendiendo casi 11.000 unidades.

Galería de fotos:

  • Citroën
  • coches clásicos
  • vehículo comercial