Muchos no le dan importancia, pero el coche en una boda es un elemento tan trascendental como cualquier otro en un día tan especial. Incluso, según un estudio estadounidense, el coche es básico hasta para tener posibilidades de contraer matrimonio. Aunque, volviendo al tema de la ceremonia, lo primordial es que no desentone en la celebración, así que… ¿cómo eligen los novios la forma de llegar la iglesia o el juzgado?

Aparte de ir en el coche de los padres, o el propio de los novios, existen otras opciones. Para el que no cuente con un coche de lujo, hay páginas web que ofrecen el servicio alquiler de vehículos con tarifas definidas según el modelo y la ciudad donde va a celebrarse la ceremonia. Otros, aprovechándose del coche que han heredado de abuelos y bisabuelos, hacen un negocio acompañando a los novios. El alquiler es una opción cómoda, ya que se puede escoger el modelo y de lo demás se encarga la persona a la que se ha contratado. Sin embargo, puede no ser la elección más económica.

El coche del padre de la novia

Es una de las opciones más usuales. El coche del padre de la novia, o de un familiar cercano, tipo berlina, en color oscuro, es, en definitiva la alternativa más económica y socorrida que combina a la perfección con cualquier evento matrimonial. Más cosas a favor: teniendo en cuenta el consejo de que los novios deben sentirse cómodos, es una apuesta segura, ya que el conductor será alguien cercano y que suele haber muchos sentimientos vinculados al coche familiar.

Según una encuesta elaborada por coches.com, el 42% de los encuestados antepone la comodidad a cualquier otro elemento, y por ello dicen que el coche familiar es siempre la mejor opción. Incluso en el caso de que los novios contasen con un presupuesto ilimitado para celebrar su boda, apostarían en un 24% por ir en el coche del padre de la novia.

Alquiler de coche y chófer

La misma encuesta concluye que el 34% de los usuarios considera importante el vehículo en el que se desplacen los novios, y por ello, si fuera necesario, dedicarían parte de su presupuesto a alquilar un coche de su gusto. Hay empresas que con el servicio de contratación del coche, envían un chófer uniformado que recoge a los novios por separado, luego los lleva juntos, aporta los adornos del vehículo, y se presta el coche para el reportaje fotográfico.

Con este amplio servicio, son muchos los que piensan aquello de “un día es un día”, sobre todo si al final los novios pueden desplazarse y fotografiarse en un coche de ensueño.

¿Y con un presupuesto ilimitado?

Cuando en coches.com se les ha preguntado a los usuarios por sus gustos en caso de tener un presupuesto ilimitado, un 24 % se decantaría por coche de los años 50, por ejemplo un Citroën 11 o un Chrysler C 300, un Jaguar MK7. Un 12% es más atrevido, y apuesta por un Ferrari (aunque en este caso es mejor contratar un conductor, no vaya a ser que se repita esta historia), y un 11% por un Rolls Royce, el más aclamado de los modelos clásicos. Le sigue el clásico Mercedes de toda la vida, con el que contaría el 8% de los usuarios.

Para los más extravagantes y amantes del lujo, la limusina es una buena opción. Por ella apuesta el 7%, un 4% por un Cadillach, otro 4% es más osado y cree que la originalidad y el factor sorpresa irían de la mano de una bicicleta o se imaginan apareciendo en patines. Y otras opciones menos aclamadas son una moto (el 3%) y una Hummer (otro 3%).

Sidecar o bicicleta

Parece algo insólito, pero cada vez hay más novios que apuestan por la originalidad, y en el caso de la bicicleta, ecológico y muy económico. Puede que la novia no esté muy cómoda con el velo y el vestido subiéndose a un sillín, pero el factor sorpresa se lo aseguran a los invitados. También ha habido casos en los que, por exigencias de los contrayentes, los coches han sido tan ecológicos que no han podido pasar desapercibidos para los medios, como la coche usado en la última boda real sueca.

Con imaginación podemos apostar por otras muchas posibilidades: un monopatín, patinete, patines, en barco si el ambiente lo permite…  ¿y en sidecar? Todo depende de los gustos de los novios, pero, posibilidades siempre hay, incluso coches fabulosos para ir de luna de miel.

El toque vintage y español

Hay bodas con detalles que claramente, los novios escogen por sentirse completamente identificados. Los Mini, Beetle, o Seat 600, son cada vez más las apuestas de los más atrevidos  que le dan un toque vintage a su boda con una edición antigua o reeditada de los más clásicos.

Puede que escoger un descapotable o un coche de caballos si estamos hablando de una boda en invierno o un lugar muy proclive a llover sea un error, pero la calesa es una opción muy elegante y entrañable para una boda. Cada vez más deja de ser exclusivo del sur de España para trasladarse a otras capitales. El precio varía según los caballos que tiren del carruaje, pero por 600 euros ya se puede contratar este espectacular servicio.

Foto: Simon Barnes

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta