Hace un año, los científicos del programa Bang goes the theory de la BBC se propusieron un reto. Fabricar un coche para ir  Londres a Manchester (hay 337 kilómetros entre ambas ciudades). Hasta ahí nada raro. Pero ellos querían que, en lugar de moverse con gasolina, se moviese con la energía que producen los granos de café.

Ni cortos ni perezosos, modificaron un Volkswagen Scirocco destartalado de 1988 (que compraron por 400 libras, menos de 500 euros al cambio actual) para dar rienda suelta a su experimento y lo bautizaron como Car-Puccino. El coche se eligió por su parecido con el DeLorean de la película Regreso al Futuro.

Nick Watson, productor del programa, explicó cómo funciona: “El café, como la madera o el carbón, contiene carbono para poder ser empleado como combustible. Eso sí, el café tiene que estar muy seco y en grano, para permitir que pase el aire y poder quemarse. Y la marca de café no importa.”

El Car-Puccino alcanzá 90 km/h y consumió una media de un kilo de café por cada cinco kilómetros recorridos o, lo que es lo mismo, 56 “espressos” cada milla (1,6 kilómetros). Según ellos, utilizar el café como combustible sería entre un 25 y un 50% más barato que utilizar petróleo.

coche-cafe_4

Imaginamos que esos cálculos serían si esto se llevase a una escala más grande, pues en su viaje utilizaron unos 70 kilos de café. Si el kilo de café cuesta 4 euros (tirando muy por lo bajo), un viaje de 337 km se acercaría a los 300 euros, mucho más que utilizando gasolina, desde luego. esto nos recuerda un poco a los altos costes del coche movido por whisky. Eso sí, ellos emplearon residuos de café, recogidos en una sucursal de Costa Café en Londres (quizá de ahí obtengan esos costes tan reducidos).

Otro inconveniente es que, cada 50 – 70 km el equipo tenía que detenerse para “repostar” y cargar el depósito con más granos de café. Además, cada 100 km tuvieron que limpiar los filtros del café y eliminar el hollín y el alquitrán que se generan en el proceso de combustión. ¿Resultado? Les costó unas diez horas terminar su viaje.

Al conocer este experimento empezamos a investigar si a alguien se le había ocurrido antes mover un vehículo con café. Y sí. Ocurrió en el Burning Man de 2007, uno de los festivales más creativos del mundo donde pueden verse locuras de todo tipo. En esta ocasión el vehículo es una camioneta Chiken´s John de 1975, movida por granos de café, cáscaras de nuez, o cualquier otra cosa que pueda quemarse. Sus creadores aseguran que las emisiones de C02 son neutras (se emite el mismo CO2 que el café ha retenido), y no hicieron ninguna modificación a la camioneta, sólo se añadió un generador de gas. En este video (en inglés), filmado en el Burning Man, explican cómo funciona el Cafe Racer:

Y otro esperimento parecido fue el del Cafe Racer. Modificaron un Rover que podía ser movido con residuos de café gracias a la gasificación. Esto es lo que hicieron:

Vía: Daily Mail, Youtube.

Galería de fotos:

Ver galeria (4 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta