Una industria competitiva tiene que ser capaz de adaptarse a los nuevos tiempos. Evolucionar o morir. La automoción no es una excepción y como suele suceder siempre hay reductos que se resisten al cambio. En la era de las nuevas tecnologías los soportes físicos de venta serán tarde o temprano prescindibles. El comercio a través de Internet ha abierto un nuevo abanico de posibilidades que atrae cada vez más a las consumidores, como contábamos en nuestro anterior artículo ¿Cambia el modelo de la venta de coches?

A pesar de sus efectos benificiosos, mayoría me atravería a decir, la cara tambien tiene su cruz y en este caso los perdedores serán los concesionarios.

Faconauto, la patronal que aglutina a los concesionarios de automóviles de España, ha informado a través de un comunicado de prensa que de continuar la tendencia negativa que sufre en la actualidad, en la segunda mitad del año se pueden llegar a producir 15.000 despidos en el área de la distribución de coches.

En lo que va de año 45.000 personas se han visto perjudicadas por el declive de un sector que parece no querer afrontar su futuro inmediato y es que con el comercio a través de internet los concesionarios comienzan a no ser necesarios.

Faconauto vaticina que la cifra de ventas de vehículos seguirá a la baja en nuestro país y será la renovación de las flotas empresariales las que evitarán el colapso definitivo del mercado. Los concesionarios aseguran que durante el primer semestre del año recibieron una media de dos compradores potenciales al día, lo que supone un descenso de un 60% en el tránsito de clientes con respecto al mismo período del año pasado.

La patronal ha vuelto a pedir ayudas administrativas para el sector, aunque quizás, y esto es solo una opinión personal, sería mejor utilizar el dinero de todos para impulsar definitivamente la transformación de un negocio que con su actual estructura está condenado a la extinción.

Vía: Intereconomía

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta