Malos augurios desde General Motors. El primer fabricante mundial de automóviles vaticina que a pesar de una futura recuperación económica, el volumen de ventas de vehículos no volverá a los niveles anteriores al inicio de la crisis económica internaconal.

Así lo ha revelado Nick Reilly presidente de la compañía en Europa quién apuesta por una reestructuración de la industria automovilística europea para mantener su posición de privilegio frente al empuje de los países emergentes. “Ningún sector económico, y menos el del automóvil, es inmune a lo que está ocurriendo en el mundo. Debemos sentar unas bases sólidas para pasar las secuelas de la crisis. Debemos ver cómo encontrar los mejores resultados frente a las economías emergentes para lograr las mejores oportunidades de mercado”, ha declarado.

Sin embargo, Reilly confía en que las cifras de ventas experimenten un ligero repunte a finales de este mismo año, además de hacer hinpacié en la importancia de la automotriz como motor para la creación de empleo, generando en la actualidad 2,3 millones de puestos de trabajo directos y 10 millones indirectos.

Reilly prevee que la irrupción en el mercado de los países emergentes tendrá como consecuencia más inmediata “una brecha” en el sector, por lo que insiste en la necesidad de lograr una menor vulnerabilidad ante los movimientos extranjeros y las deslocalizaciones. “Es importante que los tomadores de decisiones a nivel europeo y nacional nos respalden. Tenemos que tener acuerdos comerciales equilibrados, no queremos un trato especial, queremos tener acuerdos equilibrados y justos, favorables para la inversión directa extranjera”, añade.

En otro orden de cosas el alto directivo de General Motors ha resaltado la importancia del respeto al medioambiente y con ello del impulso de vehículo eléctrico a través de la puesta en marcha de normas comunitarias conjuntas para todos los países miembros.

Vía: Finanzas.com

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta