La semana pasada hablábamos de los problemas financieros de Saab y cómo había evitado la suspensión de pagos en el último momento. No será el único recorte. La marca sueca ya ha anunciado que no estará en el Salón de Frankfurt para concentrar los pocos recursos que le quedan en reanudar la producción. Saab España también ha cerrado su página de twitter, Move Your Mind. Aunque se sigue linkando a ella desde la página web de la marca en nuestro país, parece que no nos enteraramos de mucho de lo que se cuece en Saab por Twitter.

Según la prensa económica, Saab ya ha ofrecido 150 millones de euros en acciones al grupo chino GEM Global Yeld Fund Limited. Así podrían pagar a sus proveedores y volver a fabricar coches. Su objetivo, llegar al Salón de Los Ángeles en noviembre o al de Detroit en enero de 2012. Pero hasta que no amplien capital, no podrán gastar dinero en presentaciones en Estados Unidos, donde tienen graves problemas que cuenta Bloomberg en un magnífico reportaje.

“Allí los concesionarios están cerrando“, dijo Ronson, un cliente norteamericano que después de toda una vida conduciendo Saab, ha decidido comprarse un BMW “Hay demasiada incertidumbre. No voy a comprar un Saab de nuevo”, sentencia.

Después de 64 años de historia, el fabricante sueco que General Motors (GM) vendió el año pasado a Spyker Cars, sigue luchando. Con la fábrica cerrada hasta finales de este mes por lo menos, los concesionarios pueden irse a la quiebra y los empleados se preguntan sobre su futuro.

Y no es ciencia ficción. El artículo de Bloomberg del que hablábamos menciona un concesionario de Albany, Nueva York, que cerró sus puertas el 12 de agosto tras 50 años en el negocio, debido a las “continuas interrupciones en las entregas y todas las dificultades operativas. Parece un momento duro para ser un distribuidor de Saab. Los clientes que esperan un vehículo o piezas empiezan a estar nerviosos y eso afecta a todos.

Mientras tanto, en Trollhaettan, la ciudad en el suroeste de Suecia donde se fabrican coches desde 1947, barajan también la posibilidad de un futuro sin el gigante iundustrial. En una entrevista el alcalde afirmaba que casi 9.000 personas en la región podrían perder su empleo si cerrase. Ya hace tiempo que ven cómo desciende allí el trabajo: del pico de ventas de 133.000 coches en 2006, ha descendido hasta unos escasos 31.700 vehículos en 2010.

El objetivo es vender 120.000 unidades en 2012 para ser rentables. La marca ya ha señalado que, en cuanto empiece la producción de nuevo habrá que evaluar de nuevo los objetivos. Ahora mismo, el principal reto es asegurar la financiación con sus 819 proveedores y conseguir un préstamo para pagar los 217 millones de euros que le debe al Banco Europeo de Inversiones. Esto permitiría banquero ruso Vladimir Antonov cumplir sus deseos de entrar en el accionariado de Saab.

Si sobrevive a la crisis, Saab tiene gran potencial. En cartera tienen el 9-4X, primer crossover de Saab que podría venderse muy bien en EE.UU y un futuro Saab 9-2 (según nos desvelaron en la presentación del Saab 9-5) que podría golpear en la línea de flotación de los líderes de los compactos premium, Audi y BMW.

Fuente: Bloomberg

1 COMENTARIO

Deja una respuesta