Aunque hace tiempo vimos en Dubai todo un récord en multas con 40.000 euros acumulados en apenas 4 horas, ahora tenemos un caso más cercano e igual de llamativo. Los Mossos d’Esquadra han detenido a una conductora tras una larga investigación en la que quedaron sorprendidas hasta las autoridades. Las infracciones eran llevadas a cabo por un vehículo que había sido dado de baja y que portaba matrículas falsas.

La mujer ha sido denunciada penalmente por falsificación de documento público debido a esas placa que no era la originaria. Simplemente había optado por variar un solo número de la matrícula, cambiando el 9 de la real por un 7 que la hacía falsa y desviaba las sanciones. Lo hizo en un vehículo que había sido dado de baja en el año 2001, uno de esos «coches zombie» que tanto preocupan a la DGT porque en ocasiones (como esta) son utilizados sin ITV, sin seguro y otras obligaciones propias del vehículo.

Con este vehículo tan difícil de localizar por su situación totalmente ilegal, la conductora acumuló 80 multas por valor de 8.000 euros en los últimos dos años. La mayoría son infracciones de velocidad en la zona de Granollers, localidad cuyo juzgado se ha hecho cargo de la instrucción. Esta mujer tendrá que pagar el importe total de las multas además de la denuncia penal por la falsificación de la matrícula.

A los Mossos les costó identificar el coche por haber sido dado de baja hace tantos años y también porque la matrícula correspondía a un modelo diferente de una marca distinta en las imágenes captadas por los radares. Finalmente pudieron coger a esta usuaria que cambiaba manualmente la placa mediante unos simples tornillos cada vez que salía a la carretera. Está claro que estas infracciones nunca llegan a buen puerto y que al final terminan saliendo caras…

Fuente: Mossos d’Esquadra

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta