Los coches autónomos serán el futuro. Todo el mundo parece tener claro que la movilidad prescindirá (por eficiencia y seguridad) de los humanos. Y la carrera ha comenzado hace tiempo. Daimler (propietaria de Mercedes) y Bosch han movido ficha en este sentido. A partir de 2019 comenzarán en California su flota de vehículos sin conductor (nivel SAE 4/5).

Está claro que la industria automovilística pasará a ser más proveedora de servicios de movilidad que meros constructores. Daimler ya cuenta con algunos, como uso compartido de automóviles (car2go), recogida de pasajeros (mytaxi) o plataformas multimodales (moovel). La idea ahora es que un nuevo socio, Nvidia, provea a inteligencia artificial para conectar todo ello.

Mercedes autónomo

Para adentrarse en la conducción totalmente autónoma se apostará, antes que nada, por la seguridad. “En caso de duda, la minuciosidad se antepone a la velocidad”, asegura Michael Hafner, director de conducción autónoma en Daimler. Solamente llevarán al mercado “innovaciones maduras y seguras”, aseguran.

Para ello, ofrecerán un servicio de transporte automatizado en rutas seleccionadas en una ciudad ubicada en la bahía de San Francisco, en Silicon Valley. Estas pruebas proporcionarán mucha información de cómo vehículos totalmente autónomos y sin conductor pueden integrarse en una red de transporte multimodal.

La tecnología pretende aumentar el uso compartido del automóvil y permitir a los viajeros aprovechar el tiempo que no han de pasar conduciendo. La idea es que los usuarios puedan solicitar uno de estos automóviles dentro de un área de la ciudad, bien uno compartido o bien un vehículo sin conductor. De la experiencia saldrán los servicios futuros que puedan ofrecer.

Bosch y Daimler trabajan codo con codo desarrollando  conceptos y algoritmos para el sistema de conducción totalmente automatizado y sin conductor. Sus tareas son diferentes:

  • Daimler: debe llevar el sistema de conducción al automóvil. Proporciona los vehículos de desarrollo necesarios, instalaciones de pruebas y, más adelante, los vehículos para la flota de pruebas.
  • Bosch: responsable de los componentes (sensores, actuadores y unidades de control) especificados durante el trabajo de desarrollo.

Para las pruebas piloto, ambos socios utilizan sus laboratorios y plataformas de pruebas en Immendingen y Boxberg. Mercedes-Benz cuenta con permiso para probar vehículos automatizados en la región de Sunnyvale/California desde 2014 y en la región de Sindelfingen/Böblingen desde el año 2016. Bosch ya ha probado la conducción automatizada en carreteras públicas en Alemania y en EE.UU. desde 2013.

Todos los datos que recopilan los sensores con tecnología de radar, vídeo, LIDAR (Detección y Medición de Imágenes por Láser, por sus siglas en inglés) y ultrasonidos (fusión de datos del sensor) son después recopilados por Nvidia. . La red de unidades de control recopila los datos de todos los  los evalúa en milisegundos y planifica los movimientos del vehículo. En conjunto, la red de unidades de control tiene una capacidad informática de cientos de billones de operaciones por segundo. Eso equivale a la capacidad que varios vehículos de la Clase S podrían conseguir hace unos pocos años.

Fuente: Daimler

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta