En 2007, el liderazgo empresarial de Mercedes-Benz sobre BMW, llegó a alcanzar una diferencia de 39.000 millones de euros. El año pasado, en plena celebración de su 125 aniversario, el grupo Daimler, al que pertenece Mercedes, presumía de un valor de mercado de 17.000 millones de euros más que su máximo competidor, pero apenas 12 meses después la situación ha cambiado radicalmente.

Los analistas apuntan como posible responsable, el descenso de la demanda de modelos antiguos, junto con los inmensos costes de introducir otros nuevos de menor tamaño, que harán muy difícil la reconstrucción del fabricante de Stuttgart en 2012. “Daimler es muy grande y le va a llevar mucho tiempo cambiar el rumbo. Parece como si sus responsables creyesen que el barco es indestructible, pero claramente ya está haciendo agua”, asegura Arndt Ellinghorst, analista de Credit Suisse en Londres.

Aunque Daimler y BMW tienen un valor de mercado muy similar, BWM ocupa casi la mitad de los 270.000 trabajadores de Mercedes, con el ahorro en costes que ello supone. Además, Daimler, ha cedido parte del liderazgo en el mercado local de Alemania y los inversores han perdido la confianza en algunas de sus divisiones, como la de camiones.

De esta forma, el valor de mercado del grupo Daimler ha caído un 42% hasta los 36.500 millones de euros, frente a la bajada mucho menor, del 6%, sufrida por BMW. Mercedes, que cedía en 2005 el liderazgo mundial en ventas de vehículos de lujo en favor de BMW, ha caído este año al tercer puesto, por detrás de Audi.

Pese a las malas noticias, desde el grupo Daimler se muestran confiados en cumplir con los objetivos marcados: “Estamos concentrados en la ejecución de nuestra estrategia y nos encontramos en el camino adecuado para alcanzar, de manera sostenible, los objetivos de rentabilidad que anunciamos para 2013”, asegura Florian Masterns, potavoz de la compañía.

Vía: ElEconomista

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta