RM Auctions anunció que a finales de agosto, al final de la Feria de Monterey, se pondrá a la venta un coche muy especial. Es el Porsche 911S que se entregó a Steve McQueen para rodar la película Le Mans. El coche aparecía en varias de las escenas iniciales de la película y está casi en las condiciones originales, con sólo 20.000 km en su cuentakilómteros..

Y es que Steve McQueen no fue la única estrella de la película Le Mans 1971. También lo fue uno de los vehículos que marcaron su vida. El coche tenía la más alta especificación disponible ofrecida por Porsche para sus modelos de calle. De color gris pizarra , esta pareja abre la película de manera genial:

Le Mans, con todos sus retos de rodaje y de vanguardia, que reventaron el presupuesto de producción, es considerada por los entusiastas de la mayoría de los automovilistas como la mejor película de carreras jamás filmada.

Cualquier elemento asociado con Steve McQueen, sobre todo de sus principales películas, Le Mans incluida, atrae una gran atención. Su Porsche 917, por ejemplo, fue vendido por Richard Attwood en la subasta de RM Monterey en 2000 al editor de Los Angeles Times, Otis Chandler, un coleccionista de Porsche, antes de pasar por varios propietarios distinguidos. Ahora está en manos de Jerry Seinfeld.

Es bastante probable que Porsche, que estuvo involucrada en la producción de Le Mans, quisiera que McQueen presentase su último modelo. El coche se ve en esa secuencia de apertura memorable, y en varias otras escenas. Se fabricó el 1 de junio de 1970. Era un coche más potente que el que tenía McQueen de 1969 modelo. Incluía aire acondicionado, silenciador, vidrios polarizados, una radio Blaupunkt de Frankfurt, el acabado Confort (que incluye tapicería de piel y otras mejoras interiores) y faros antiniebla delanteros.

El precio total de esta máquina, que era la parte superior de la gama de la máquina 911 de la calle en 1970 con un aumento de potencia significativa en el modelo base, el costo algo más de 30.000 marcos alemanes, unos 6.000 euros, una suma enorme en ese momento.

De acuerdo con una carta de Porsche, “El coche fue llevado desde la fábrica directamente a Le Mans para el uso de Steve y el equipo de Solar Productions. Luego, el coche fue devuelto a la tienda de reparación de las modificaciones”, que incluyó la instalación de un diferencial de deslizamiento limitado.

Después de su papel protagonista en la pelicula, el coche fue enviado a casa a Los Ángeles en enero de 1971. Algún tiempo después, McQueen lo vendió, en lugar de su Porsche de 1969. No hay ninguna razón clara por qué eligió este (era más potente), pero se cree que tenía instalado un sistema estéreo mejor y más caro en su primer coche.

El coche que sale a subasta ha sido recientemente revisado. Los primeros 911S, con parachoques cromados, se han vuelto muy valiosos y son muy buscados por los aficionados a los Porsches clásicos en todo el mundo. Además, este coche viene con un archivo impresionante de documentación original, incluyendo las cartas de la fábrica de Porsche, además de la factura original y numerosos documentos firmados por el propio McQueen. Que, además, haya aparecido en una película  mítica de Hollywood  lo convierten en una máquina fabulosa.

Fuente: RM Auctions
Galería de fotos:


Ver galeria (4 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta