El futuro de la movilidad pasa por los vehículos eléctricos. De eso no hay duda. Pero como la tecnología de las baterías no va a tener un salto cualitativo a medio plazo, si alguien quiere una autonomía útil para usar el coche también en viajes algo largos, son los motores híbridos… o coches eléctricos alimentados por baterías que se cargan con un generador de electricidad con combustible (una solución del tipo del Opel Ampera o el Chevrolet Volt, recientemente nombrados Coche del año 2012 en Europa).

Dr. Norbert Müller con su motor

La pregunta es… ¿esos motores que van a porducir electricidad deben seguir el mismo esquema de los que se emplean desde hace décadas con cilindros y bielas? El Dr. Norbert Müller, de la Universidad Estatal de Michigan State cree que no. En 2009 recibió 2,5 millones de dólares del gobierno de EE.UU. para desarrollar un motor mucho más compacto y eficiente. Su  propuesta es revolucionaria, con un motor de combustión de una forma sorprendente, que destaca por su sencillez y ligereza.

Hace poco Müller ha culminado sus investigaciones y presentó la versión más reciente de su motor con forma de disco de metal giratorio con unos calculadísimos canales radiales. Su nombre técnico (si no cometemos un error de bulto en su traducción) sería motor discoidal de onda de choque.

Promete ser de tres a cinco veces más eficiente que los motores convencionales en la producción de electricidad, sería un 20% más liviano, 30% más barato de fabricar, reduciría las emisiones hasta un 90%, no requiere sistema de transmisión, no requiere embrague, no requiere pistones, no requiere válvulas, no requiere compresión de combustible y no requiere refrigeración.

¡Son todo ventajas! Las empresas que fabrican automóviles híbridos ya han comenzado a interesarse por este tipo de motores, ya que incrementarían notablemente la autonomía. Intentaremos explicar cómo funciona (los números siguen el esquema que puedes ver a la derecha de la página):

Esquema motor en forma de disco
  • Estos motores son del tamaño de una ensaladera y podrían reemplazar al generador de energía de respaldo que emplean los automóviles híbridos. Se trata de un disco que gira en torno a un eje hueco. A través de ese eje se inyecta una mezcla de aire y combustible a presión (1), que sigue los surcos internos del disco delimitado por paletas con forma de S, y trata de salir por el borde periférico.
  • Cuando recorre el surco completo se topa con un camino sin salida (2), lo que produce una onda de choque que en mecánica hidráulica se conoce como golpe de ariete.
  • Esta onda de choque viaja de vuelta por el surco recorriendo la mezcla aire-combustible hasta la boca del eje hueco, pero ya no puede volver por ahí, porque el giro del disco también ha bloqueado la entrada (3).
  • La presión alcanza un límite y la mezcla hace ignición. Esto produce una expansión violenta de la mezcla aire-combustible que empuja las paletas internas en la dirección del movimiento, gracias a lo cual finalmente logra salir (4).

No se trata de algo super novedoso: Este motor discoidal de onda de choque simplemente implementa la tecnología de rotor de onda (micro turbinas) que data de mediados de la década de 1950.

De lo que no cabe duda es de que este elegante diseño elimina muchas de las piezas móviles y los sistemas circulatorios de los motores de combustión convencionales. Solamente el 15% de la energía generada por un motor de combustión interna se convierte en movimiento: el resto es sólo calor y fricción. El Dr. Muller promete eficiencias de 60% con su diseño en forma de disco, además de que reduce significativamente el peso del motor.

“Nuestro objetivo es que los vehículos híbridos sean mucho más eficientes y satisfagan las necesidades de los consumidores: Autonomías de más de 750 km, vehículos mucho más baratos, mejor rendimiento en carretera y costes de mantenimiento muy bajos”, comenta Muller. “Además, el WDG (Generador de Onda Disco) puede reducir las emisiones de CO2 hasta en un 95%, comparado con un motor moderno de combustión interna”, sentencia.

Por el momento, todo esto todavía está en fase de investigación. A finales de año está previsto probarlo en un pequeño prototipo de coche eléctrico de 25 kW (33,5 CV) y necesitan algo de financiación adicional. Ojalá que el Dr. Müller y su equipo consigan el dinero que necesitan para traer esta solución al mercado tan pronto como sea posible. Aquí puedes verlo en vídeo (en inglés):

Fuente: Michigan State University
Galería de fotos:

Ver galeria (4 fotos)

3 COMENTARIOS

  1. me parece muy bueno pero seria mejor adherirlo a un sistema de separación de agua en hidrogeno y oxigeno para emplearlos como combustible

  2. Han pasado ya 2 años y yo me pregunto… ¿donde quedó este motor? ¿Han hecho ya un modelo comercial? ¿Hay al menos un modelo de fabricación en serie?

Deja una respuesta