La realizas todos los días de manera rutinaria ya sea para ir al trabajo como para llevar a los niños al colegio. Lo has ido probando con el tiempo y sabes que es la mejor opción en términos de tiempo y comodidad porque te encuentras con los menores atascos posibles pero… ¿estás seguro?

Un estudio realizado por dos investigadores independientes viene a decir que no, que lo hacemos mal y no conocemos la ruta que es mejor para nosotros. O al menos la conocemos porque nos lo avisa el navegador, pero no la seguimos porque nosotros sabemos más por dónde vamos a encontrar menos o más tráfico.

Según el estudio, los  conductores tendemos a escoger las rutas menos favorables debido a distintos factores. Por ejemplo, se ha registrado que conductores suelen escoger erróneamente rutas más rectas en lugar de rutas con más curvas aunque estas sean más adecuadas para el trayecto. El estudio del comportamiento de planificación de las personas en cuatro ciudades europeas muestra que las decisiones tomadas en la ruta no siempre son las mejores.

Se tiende a utilizar rutas que consideramos mejores y son las favoritas. En otras pocas ocasiones, los conductores tomamos desplazamientos alternativos hacia los mismos destinos, pero rara vez. Los resultados del estudio han dejado claro que esos caminos favoritos no son los mejores ya que solo un tercio de ellas minimiza el tiempo de viaje de las rutas que por lo general aconsejan los principales sistemas GPS.

¿Por qué elegimos una ruta por otra? Se preguntaron los investigadores y llegaron a conclusiones muy diversas como que los conductores tendemos a tomar rutas que van hacia el sur en lugar de aquellas que van al norte. También los puntos de referencia se vio que influían en la elección así como el consumo del carburante, la fiabilidad y el placer del desplazamiento.

En definitiva, el factor humano está lejos de ser el más adecuado para la elección de la mejor ruta pero ¿cómo elegirla entonces? Las conclusiones del estudio es que, pese a lo que puedan fallar en ocasiones, hay que fiarse de los dispositivos que pueden en tiempo real actualizar las incidencias causadas en la carretera para así poder evitar las congestiones. Puede que la percepción inicial sea que por el camino favorito se tarda menos pero este estudio ha demostrado que no varía en demasía el tiempo de traslado así que ¿por qué no probar?

Fuente: Royal Society Publishing

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta