No dejamos de oir noticias de que las marcas lanzan productos low cost. Renault tuvo un gran éxito con Dacia, hasta el punto de que los coches de bajo coste plantan cara al mercado tradicional. Con ese referente, otras marcas han empezado a desarrollar productos más sencillos enfocados a mercados emergentes.

Un ejemplo de esta política de diversificación es el Grupo PSA, que ya ha lanzado productos como el Peugeot 301 o el nuevo Citroen C4L. Por ahora estos modelos no están pensados para ser vendidos en Europa (aquí Citroën piensa lanzar el C Elyssee), pero hay datos que indican que estos coches sí podrían acabar en el mercado europeo. De hecho, estos dos vehículos se producen en Vigo.

Para empezar, se reducen las ventas. Según la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (Acea), que ofrece datos de la Unión Europea (y también de Islandia, Noruega y Suiza), las matriculaciones en Europa se situaron en 1,13 millones de unidades en septiembre, un 11% menos que en el mismo periodo de 2011.

En España, las familias han reducido un 51,9% en los últimos cinco años el presupuesto destinado a la adquisición de automóviles, que se convierte en la partida que sufre mayor retroceso, según se desprende de la Encuesta de Presupuestos Familiares publicada este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En concreto, cada hogar español destinaba en 2006 un total de 1.868 euros al año a la adquisición de automóviles. El importe ha pasado prácticamente a la mitad, hasta situarse en 899 euros al cierre del pasado ejercicio. Además, la compra de automóviles consumía en 2006 el 6,1% del presupuesto de cada familia, mientras que en 2011 sólo el 3,1% del presupuesto total.

El descenso en el presupuesto para la compra de automóviles se corresponde con la caída del mercado, que en 2006 alcanzó 1,5 millones de matriculaciones y que cerró 2011 con poco más de 800.000 unidades.

A pesar del drástico recorte en el dinero que una familia destina a la compra de automóviles, la Encuesta de Presupuestos Familiares revela que el gasto en el uso del vehículo aumenta en los últimos cinco años.

Así, en 2006 el gasto medio por familia en la utilización del vehículo ascendía a 2.261 euros, mientras que al cierre del pasado ejercicio esta rúbrica alcanzaba 2.265 euros, con un ligero aumento del 0,2%. De esta forma, el dinero que los hogares destinan a la utilización de sus automóviles supone actualmente el 7,7% del presupuesto familiar total, frente al 7,4% contabilizado en 2006.

Con estos datos… ¿Por qué no vender esos coches más baratos en Europa y, más concretamente, en España? El último movimiento lo ha dado el líder del mercado europeo, Volkswagen, que planea lanzar al mercado una marca “low cost” a partir del año 2015 para mantener su espectacular cuota de mercado

Esta información parte de un portavoz de la marca a la revista alemana Der Spiegel, a la que explicaba que “”a estrategia es hacer un coche que tenga un coste de entre los 6.000 y los 8.000 euros”, para evitar que la complicada situación económica europea acabe por perjudicar a su negocio.

Fuentes: INE, Der Spiegel

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta