Si eres el tipo de lector que adora los cafés, odia a los Porsche de refrigeración líquida y tiene 10.200 euros para gastar, está máquina de café es perfecta para ti. Se llama Espresso Veloce RS Black Edition y viene de la compañía Super Veloce, con sede en Sudáfrica. La empresa fue fundada por Paolo Mastrogiuseppe, un diseñador industrial de ascendencia italiana y fascinado del café, los coches y la ingeniería. Sus creaciones están diseñadas y construidas internamente y se venden a clientes de todo el mundo.

El Espresso Veloce RS Black Edition es una lujosa máquina de café que, a diferencia del modelo al que precede que tenía un acabado metálico, este presenta una terminación en negro mate y satinado anodizado, con algunos acentos brillantes, también en negro. Después de todo, es la Black Edition. Pero la parte interesante es que se creó utilizando los mismos materiales utilizados en el motor real del que hizo gala el Porsche 911 (993): aleación de aluminio anticorodal 6082 T6 y 7075, titanio y acero inoxidable quirúrgico.

Como repaso, la generación 993 del icónico “nueveonce” fue la última del venerable modelo en usar un motor refrigerado por aire, fabricado entre 1994 y 1994. Las versiones estándar de los Carrera y Turbo montaban tras su eje trasero un bloque de seis cilindros enfrentados (bóxer) de 3.6 litros, mientras que el Carrera RS, la versión más dinámica, aumentaba su capacidad hasta los 3.8 litros. Se podía comprar con carrocería coupé o descapotable, automático o manual, de tracción total o trasera…

Volviendo a la máquina que hace que nuestras mañanas sean un poco más alegras, también hay una capa de fibra de carbono termoestable echa a mano, que ayuda a reducir el peso total del conjunto. Aunque tampoco es lo que se dice un peso pluma, pues la cafetera Espresso Veloce RS Black Edition pesa 21,5 kilogramos, con 380 milímetros de longitud, 420 mm de ancho y 340 mm de alto. No es tan grande como el motor del Porsche 911 (993) real, pero sin duda hace una atractiva declaración.

Curiosamente, algunas de las fotos muestran un pequeño emblema de Porsche pixelado en la máquina, para asegurarse de que los abogados del fabricante de automóviles alemán no llamen a su puerta. Super Veloce tiene la intención de producir, muy apropiadamente, 993 unidades. Piensa en ella no como una máquina de café espresso, sino también como un coleccionable para cualquier fanático de la marca, ya que el 911 (993) es un ícono vintage de la fenomenal ingeniería de la casa de Stuttgart.

Podría ser el complemento perfecto para el escritorio Porsche o el altavoz Bluetooth inspirado en el escape del 911 (991) GT3.

Fuente: Super Veloce
Galería de fotos:

Ver galeria (9 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta