El Ford Focus RS nació en el año 2015 con un propósito: ser uno de los compactos más rápidos del mercado. Venía con muchas novedades respecto al anterior modelo deportivo de la marca del óvalo y dejó un buen sabor de boca a todos los aficionados de la marca. Pero si hablamos en pasado es porque el Focus RS dirá adiós dentro de muy poco. Su producción finalizará en apenas mes y medio, concretamente el próximo 6 de abril.

El Ford Focus RS se fabrica exclusivamente en la planta alemana de Saarlouis, desde donde se exporta al resto del mundo. Pero este lugar se está preparando para un acontecimiento más importante en términos globales: la llegada de la cuarta generación del Ford Focus. El compacto podría llegar totalmente renovado en el Salón de Ginebra y la fábrica ya se está preparando para su producción, dejando al actual RS en una posición secundaria.

Y aunque la despedida de este deportivo pueda ser triste, lo cierto es que no es una mala noticia. Aunque todavía no tenga sustituto, podemos estar seguros de que los chicos de Ford Performance estarán trabajando en un RS de la próxima generación. Un modelo que podría ser aún más rápido que el actual, con una dinámica puesta a punta y con una potencia que podría llegar hasta los 400 CV para plantar cara a sus rivales.

En cuanto al actual Ford Focus RS 2015, siempre quedará en la memoria de muchos, a pesar de haber estado en el mercado poco más de dos años. Introdujo el motor 2.3 EcoBoost con 350 CV y 470 Nm de par, así como un sistema de tracción integral de lo más curioso. Gracias a la distribución vectorial del par podía dirigir hasta un 70 % a las ruedas traseras, lo que puso en escena al nuevo modo Drift, que incluso tiene su propio accesorio con el Drift Stick.

No se ha ido el actual y ya estamos impacientes por la llegada del próximo Ford Focus RS.

Fuente: Ford

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta