Hace tiempo hablábamos de la moda de los Drift Mode en los coches actuales. Uno de los máximos exponentes ha sido el Ford Focus RS, el compacto deportivo de la marca del óvalo. Aunque hace poco se dieron cuenta de que tenía un fallo, el freno de mano no era demasiado compatible con el ‘drifting’. Y eso no se puede permitir en una marca que tiene a Ken Block como embajador, por eso lanzaron un accesorio muy curioso.

El Drift Stick es una palanca de freno de mano muy llamativa que tiene una función concreta. Se conecta a la palanca convencional y al conector OBD del vehículo mediante USB. De esta forma se consigue un freno de mano electrónico, no habrá ningún tipo desgaste en el cable. Con este sistema se accede directamente a la centralita del coche y cuando lo accionas (con el ESP desconectado y el modo Drift activado), bloquea el tren trasero consiguiendo el derrape.

Esta asistencia electrónica consigue que no sea necesaria tanta fuerza como en el caso del freno de mano hidráulico. Que esté conectada al OBD del coche también sirve al usuario para conocer la diagnosis de una forma más profesional. Y una de las ventajas principales del Drift Stick es que no necesita instalación por parte de un taller especializado y tampoco afecta a la garantía del vehículo (al menos en Estados Unidos que es donde se vende).

Cualquier usuario que adquiera este accesorio por 999 dólares podrá montarlo en casa de una forma bastante sencilla. La gente de Ford Performance lo explica en este vídeo de apenas dos minutos y medio. Basta con desmontar parcialmente la palanca convencional, acoplar la nueva, conectarla al OBD y a rodar. Un sistema que no tiene demasiada cabida en carretera abierta, pero que es bastante espectacular en circuito de drift.

Fuente: Ford

Galería de fotos:

Ver galeria (7 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta