Desarrollado en colaboración con RTR y construido a partir de un Mustang Mach-E GT pintado de blanco, el Ford Mustang Mach-E 1400 es un prototipo que tiene como objetivo una potencia específica de 1.419 CV de potencia (1.400 hp). El chasis y el tren motriz operan juntos para una dar lugar a multitud de configuraciones que ofrecen una serie de prestaciones y especificaciones que lo diferencian de cualquier otro vehículo.

El Mustang Mach-E 1400 es el resultado de 10.000 horas de colaboración de Ford Performance y RTR, el encargado de preparar muchos de los coches de competición de la firma de Detroit, con el objetivo de salvar la brecha entre lo que un vehículo eléctrico puede hacer y lo que los conductores piensan que pueden hacer. “Ponerme al volante de este coche ha cambiado por completo mi perspectiva sobre lo que pueden ser la potencia y el par”, declara Vaughn Gittin Jr., fundador de RTR Vehicles y piloto profesional (además de ser el primero en recorrer Nürburgring derrapando.

“Esta experiencia no se parece a nada que hayas imaginado, excepto quizás a una montaña rusa magnética”, manifiesta el campeón estadounidense de drift. Y es que lo bonito del Mustang Mach-E 1400 es que ha sido creado sin reglas. El equipo de diseño de Ford y RTR utilizan muchas de las mismas herramientas que la matriz utiliza para sus coches de carreras y programas de producción. La aerodinámica se ha optimizado en base a la forma y a la localización, con un enfoque claro en los conductos de refrigeración, el difusor trasero y los canards frontales, así como el alerón trasero.

Bajo la agresiva carrocería, el Mustang Mach-E 1400 tiene siete motores, cinco más que el propio Mustang Mach-E GT. Tres de ellos están unidos al diferencial delantero, mientras que los cuatro restantes están unidos a la parte trasera en estilo “panqueque” (tortita/crepe), con un único eje de transmisión que conecta ambos diferenciales. Estos gozan de un amplio abanico de ajustes para configurar el coche, desde una modalidad para drifting (sobrevirar derrapando de manera que el vehículo forma un ángulo determinado con la dirección de movimiento) hasta las carreras de alta velocidad.

La batería de 56,8 kWh se compone de celdas de bolsa de níquel manganeso cobalto para un rendimiento ultra alto y alta tasa de descarga. El sistema de baterías está diseñado para ser enfriado durante la carga usando un refrigerante dieléctrico, disminuyendo el tiempo necesario entre carreras. “El desafío era controlar los niveles extremos de potencia proporcionados por los siete motores”, opina Mark Rushbrook, director deportivo de Ford Performance. “El Mustang Mach-E 1400 es una forma de arte de las posibilidades de un vehículo eléctrico”.

El chasis y el tren motriz están configurados para permitir al equipo investigar diferentes diseños y sus efectos en el consumo de energía y el rendimiento, incluyendo la tracción trasera, total y delantera. Los modos de conducción destinados bien a derrapar o a hacer tiempos en pista tienen ajustes completamente diferentes, como brazos de suspensión y diferentes calibraciones para la dirección para permitir distintos ángulos de giro. El suministro de energía se puede dividir uniformemente entre el eje delantero y el trasero, o en completamente de uno a otro.

Por otro lado, los trabajos que se han hecho en la carrocería del coche consiguen que la carga aerodinámica sea superior a los 1.000 kilos a una velocidad de 257 km/h (160 mph). Un elevador electrónico está integrado para permitir el frenado regenerativo, combinado con un sistema ABS y un control de estabilidad para adaptar dicha tecnología. El Mustang Mach-E 1400 tiene frenos firmados por Brembo, como la versión de carreras Mustang GT4, y un freno de mano hidráulico para conseguir derrapes únicos gracias a la capacidad de apagar los distintos propulsores.

El Ford Mustang Mach-E 1400, que debutará próximamente en una carrera de NASCAR aún por confirmar, sirve como banco de pruebas para nuevos materiales y tecnologías de la firma del óvalo azul. Su capó, por ejemplo, está hecho de fibras orgánicas compuestas, una ligera alternativa a la fibra de carbono que constituye el resto del vehículo. Pero vamos, que podríamos resumir a esta creación como un show car donde, tal vez, algunas de sus tecnologías sirvan para futuros modelos de la casa. No hará ruido, pero no parece que por ello sea menos divertido.

“Ahora es el momento perfecto para utilizar la tecnología eléctrica, aprender de ella y aplicarla a nuestros modelos”, afirma Ron Heiser, ingeniero jefe del primer vehículo 100 % eléctrico de la marca. “El Mustang Mach-E es divertido de conducir, al igual que todos los demás Mustang que le han precedido, pero Mustang Mach-E 1400 es una completa locura, gracias a los esfuerzos de Ford Performance y RTR”. En cuanto al modelo de producción, los primeros modelos totalmente eléctricos Mustang Mach-E para Europa llegarán a principios del próximo año.

Fuente: Ford

Galería de fotos:

Ver galeria (60 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta