La aerodinámica siempre ha sido un factor muy importante en el mundo de la automoción. Los fabricantes han intentado buscar la perfección con innovaciones técnicas. El Schlörwagen alemán fue uno de los reyes a principios del siglo pasado con un coeficiente inaudito. Cerca se quedaban los Alfa Romeo BAT, con sus espectaculares diseños. Y hoy os traemos al Ford Probe V Concept, un vehículo que iba en esa línea.

El Ford Probe pasó a la historia por ser un coupé de corte deportivo, del que todavía se puede encontrar alguna unidad en buen estado en el mercado de segunda mano. Pero antes del modelo de producción hubo una serie de prototipos, precisamente el quinto y último de ellos es el que ocupa estas líneas. Se trató del más radical de la serie, con un diseño realizado por la marca del óvalo con ayuda de Ghia y que vió la luz en 1985.

Ford Probe V Concept

Como ya podíais intuir desde el principio del artículo, su objetivo era buscar la máxima eficiencia aerodinámica que fuera posible. A ello se deben sus formas futuristas, con superficies muy limpias y sin apenas aristas. Destacaban las cuatro ruedas iban carenadas y una gran superficie acristalada. Para acceder a su interior de cuatro plazas, las puertas se desplazaban hacia atrás. También lo hacía la cubierta del motor, situado en posición central.

Además de conseguir un diseño que parecía sacado de una película de ciencia ficción, también consiguió una aerodinámica sobresaliente e inédita hasta la fecha. El resultado fue un coeficiente aerodinámico de 0,137 Cx, más o menos el mismo que podría tener un caza F-16. Para ponernos en situación, serviría decir que el recién lanzado Mercedes CLS obtiene 0,26 Cx y eso que se trata de un coupé mucho más actual y tecnológico.

El Ford Probe V Concept, aunque no llegó a la producción, sí que sirvió de inspiración para muchos modelos futuros. Fue un modelo de transición entre esos diseños más cuadrados de la década de los 50 y lo que vendría en los 80 y 90. El exitoso Ford Taurus es uno de los que bebió de estas formas y terminó triunfando. En cuanto a la única unidad hecha de este prototipo, desapareció después de pasearse por varios salones en 1985 para volver a aparecer en 2002 y ser subastado por Christie’s por apenas 19.975 dólares.

Fuente – CarDesignNews

Ver galeria (4 fotos)

1 COMENTARIO

Deja una respuesta