Cuando en Europa muchos todavía estamos asimilando la existencia de SUV deportivos, con unos increíbles niveles de potencia y tecnología, parece que vamos a tener que acostumbrarnos a los pick-up de alto rendimiento. Y es que, a mediados de 2019 llegará al mercado europeo el Ford Ranger Raptor, la versión más capaz del Ford Ranger actualmente a la venta.

Como ya te habíamos contado, el Ford Ranger Raptor está propulsada por un motor diésel biturbo de dos litros que entrega 213 CV y un par máximo de 500 Nm. Llega a las ruedas mediante una transmisión automática de 10 velocidades que puede gestionarse de manera manual mediante unas grandes levas situadas tras el volante.

 

Esta variante, desarrollada por la división Performance, cuenta además con un bastidor optimizado realizado con aceros de alta resistencia para que la conducción todoterreno a velocidades de vértigo no sea un problema.

La suspensión es muy diferente a otros Ford Ranger, así como los neumáticos, realizados por BF Goodrich de manera específica para él, en medidas 285/70 R17. Como buenos neumáticos todoterreno, se han reforzado los flancos y tienen un dibujo muy agresivo para moverse por diferentes superficies con solvencia.

Además de las gomas, ayuda a poder enfrentarse a cualquier situación con un rendimiento óptimo su sistema de gestión de modos de conducción, con seis posibilidades:

  • Modo normal: Indicado para una conducción cómoda, haciendo hincapié en el ahorro de combustible y la facilidad de conducción.
  • Modo deportivo: Pensado para una conducción enérgica en carretera, con mayor sensibilidad del acelerador.
  • Modo hierba/grava/nieve: Los ajustes se enfocan hacia una conducción segura en superficies irregulares y resbaladizas.
  • Modo de barro/arena: El vehículo responde mejorando la tracción en superficies profundas y deformables como estas.
  • Modo roca: Diseñado para moverse en estos entornos a baja velocidad, donde es clave un control suave.
  • Modo Baja: Ideal para un rendimiento offroad de alta velocidad.

Obviamente, todos estas chucherías ingenieriles tienen respuesta en una carrocería diferenciada del resto de la gama. Para empezar, luce el color azul Ford Performance, con algunos detalles en gris Dyno. Su parrilla delantera se inspira en otro bestia, el Ford F150 Raptor y cuenta con pasos de rueda específicos, que permiten trabajar a las suspensiones de mayor recorrido y protegen mejor la carrocería de golpes con las piedras. Los farospirncipales son de xenón y se han ubicado faros antiniebla LED en los paragolpes.

En el interior sabemos que contará con asientos reforzados y pensados para un uso offroad intensivo, con una tapicería con costuras azules y el volante de cuero con levas de magnesio. Mientras esperamos más detalles en concreto, te dejamos con este vídeo que muestra de lo que es capaz el coche:

Fuente: Ford
Galería de fotos:

Ver galeria (35 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta