El compresor eléctrico fue una tecnología que vio la luz con el Audi SQ7 TDI en 2016. Se trataba de una turbina capaz de girar a 70.000 rpm que enviaba aire a otro turbocompresor para lograr una respuesta más inmediata y que no desfalleciera en ningún momento. La idea parece haber triunfado y la marca de los cuatro aros ya lo monta en casi todos sus modelos deportivos S. Aunque ahora Garrett presenta su turbo eléctrico, dando una vuelta de tuerca al concepto.

No hay mejor empresa para realizarlo, pues los suizos llevan haciendo turbocompresores desde 1950. Ahora la electrificación llega a todos los niveles y por eso han querido lanzar su E-Turbo. Se quiere diferenciar respecto al anterior compresor eléctrico de Audi, que servía solamente de apoyo. Para ello se instala un pequeño motor eléctrico en el propio turbocompresor, de forma que consigue hacer girar esa turbina de forma instantánea, sin que haya retraso hasta la llegada de los gases.

El turbo eléctrico de Garrett cuenta con la ventaja de ese esquema tan simplificado, pudiendo funcionar solo, sin la necesidad de otros turbocompresores convencionales. Aunque también es compatible con esa opción, algo interesante sobre todo para motores potentes y versiones más deportivas. Otra ventaja es que durante el proceso el E-Turbo consigue recuperar energía que va a parar a la batería, siendo más eficiente que los normales.

Si nos ponemos a comparar, la gente de Garrett afirma que los vehículos en los que se instale este nuevo turbo eléctrico conseguirían un aumento del 16 % en su potencia y del 10,5 % en su par motor. También se comprobó que lograba ofrecer en par máximo en apenas 1,5 segundos y que la aceleración se mejoraba considerablemente. Esta tecnología podría aparecer en producción para el año 2021, aunque todavía es pronto para saber qué marca o qué modelo son los primeros en equiparlo.

Fuente: Garrett Motion

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta