Desde el año pasado se venía gestando una idea un tanto polémica. La Fiscalía pedía que se revisaran las llamadas de móvil tras un accidente. Ha quedado demostrado que un buen porcentaje de los accidentes están causados por distracciones al volante y ahora se pretende controlar un poco más ese aspecto. Los distintos cuerpos policiales ya tienen permiso para investigar los móviles de los accidentados después de que lo aprobase Bartolomé Vargas, fiscal del Tribunal Supremo y coordinador de Seguridad Vial.

Esta medida ha sido llevada a cabo para evitar que los conductores que hayan causado un accidente por un mal uso del móvil se puedan ir impunes. No se hará en todos los casos, para revisar las llamadas la Guardia Civil, policía local o autonómica tendrán que solicitar una autorización judicial para proceder. Porque queda claro que es totalmente ilegal que las autoridades revisaran el móvil del protagonista del siniestro in situ.

En el caso de que los cuerpos policiales sospechen que el accidente ha sido causado por una distracción con el teléfono móvil pedirán la orden y el juzgado podrá proveer un historial detallado de las llamadas. De esta forma, si hay una llamada que coincida con la hora del siniestro o que se interrumpe en ese preciso momento podría ser señal de que ha sido la causa principal del accidente. Eso podría agravar la sanción que reciba el implicado.

Sin embargo, no todo se basará en ese historial de llamadas y el conductor también podrá hacer sus alegaciones. Porque hay algunas formas de utilizar el móvil de forma segura y totalmente legal. La mayoría de vehículos tiene manos libres Bluetooth integrados en los que no se requiere tocar el teléfono para atender una llamada. Ahí entraría el criterio de los agentes y habría que evaluar cada situación.

Esta medida de revisar las llamadas de móvil tras un accidente parece tener su parte positiva y su parte negativa. La buena es que así nos pensaremos un poco más realizar una llamada al volante, un hecho que no está prohibido pero que desvía nuestra atención incluso haciéndose con un manos libres. La mala es que se vulneran los derechos de los ciudadanos. Aunque no se evalúa el contenido de las llamadas (solo la duración), las autoridades también están insistiendo en comprobar el móvil en busca de aplicaciones que alertan de radares o controles.

Fuente: El País

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta