A todo aficionado al mundo del automóvil que se preste le llaman la atención los motores, aunque no tenga nociones de mecánica. Lo que os traemos podría ser clasificado para adultos, pues se trata de una serie de imágenes muy sugerentes de una mecánica de lo más especial. Se trata de la que alimenta al Hennessey Venom F5, un hiperdeportivo americano que puede estar llamado a ser el vehículo de producción más rápido del mundo.

Este ejemplar ya fue presentado el pasado año y ahora, aprovechando la Montererey Car Week, han aprovechado para mostrar su motor totalmente al desnudo y con todos los detalles técnicos. Finalmente se trata de un enorme V8 biturbo de 7.6 litros, una cilindrada que es poco habitual en los tiempos que corren. Como referencia, los V8 biturbo de otras marcas (como McLaren o Ferrari) rondan los 4.0 litros. Como contrapunto, un motor de 8.0 litros como el del Bugatti Chiron, tiene el doble de cilindros que este.

Érase un motor a dos turbos pegado

Las fotos en detalle de este bloque de aluminio son casi pornográficas, destacando el tamaño de esos dos turbos de acero inoxidable. Se trata de una mecánica capaz de desarrollar más de 1.600 CV y 1.760 Nm de par, cifras al alcance de muy pocos. Se logra con una relación de compresión es de 9.3:1 y con los dos turbos soplando a una presión de 24 psi. Este V8 biturbo de 7.6 litros cuenta con un sistema de lubricación de cárter seco.

Con un peso de apenas 1.338 kg, nos extraña que el Hennessey Venom F5 prometa una aceleración de 0 a 300 km/h en menos de 10 segundos o de 0 a 400 km/h en menos de 30 segundos. Habrá que esperar para conocer las especificaciones definitivas, pero este ejemplar tiene muchas cartas para superar los 482 km/h (300 mph). La marca afirma que 15 de las 24 unidades que se producirán ya tienen dueño, así que todavía quedan 9 por asignar.

Fuente: Hennessey

Galería de fotos:

Ver galeria (20 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta