Los coches eléctricos para la ciudad no son un concepto nuevo e incluso tienen un éxito arrollador en ciudades como París con su proyecto de alquiler público de coches Autolib, inaugurado en diciembre de 2011. Pero poner en marcha una red pública de vehículos  de alquiler en un entorno urbano tiene que lidiar con muchos de los problemas que normalmente se asocian con los vehículos eléctricos: los precios y la autonomía en trayectos cortos y largos.

Ahora, el eléctrico vasco Hiriko, puede ser la solución a esos problemas, ya que está diseñado para resolver las “primeras y últimas millas“. La “primera milla” es a la distancia entre el domicilio de una persona y el comienzo de un sistema de transporte masivo, y la “última milla” es el otro extremo: bajarse del autobús, tren o metro, y llegar a su lugar de trabajo.

Para aquellos que utilizan el transporte público, esto supone en numerosas ocasiones tener que dar paseos demasiado largos, sobre todo con las ciudades actuales, que han crecido en extesión por el amplio desarrollo de casas unifamiliares y polígonos industriales… y es ahí donde entra en juego el Hiriko.

Como informa el New York Times, el Hiriko está diseñado para distancias cortas, lo que permite a la gente cubrir esos primeros y últimos kilómetros utilizando energía eléctrica limpia. Se proporciona una alternativa al coche compartido, la bicicleta, los autobuses y otras soluciones de transporte, y resulta una opción atractiva para aquellos que no quieren sacrificar la comodidad y el espacio personal que ofrece un vehículo privado.

El proyecto Hiriko (una palabra que procede del Euskera y significa urbano) ya se encuentra en una fase de producción pequeña Parque Tecnológico de Miñano, en Álava. Cuando estén listas las primeras unidades, permitirá que el equipo, que incluye al MIT, al gobierno español, y un consorcio de proveedores industriales vascos puedan probar las características del coche de verdad.

Habrá tres versiones disponibles: Fold, Alai (convertible) y Laga (pick-up). Sin duda, el Fold destaca sobremanera, por su capacidad de plegarse: Sus dimensiones son de 2,60 m x 1,65 m x 1,50 m desplegado, y cuando se pliega, su longitud se reduce en un metro para aparcar en espacios pequeños. Como, además, sus ruedas pueden girar a su vez 60 grados hacia la izquierda o la derecha, lo que le permite maniobrar con facilidad en espacios pequeños.

Proceso de plegado del Hiriko

La velocidad está autolimitada en función de las carreteras por donde circula (50 km/h en ciudad) ya que el coche sabe dónde se encuentra y cuál es la velocidad máxima permitida. En zonas interurbanas, se ha limitado limitada a 80 km/h. Su autonomía es de 120 km, con un tiempo de recarga de baterías de 30 minutos. Para ponerlo en perspectiva, el coche eléctrico más vendido en España, el Renault Twizy, desarrolla 17 CV, alcanza los 80 km/h y tiene una autonomía de unos 100 km (hay una versión de 5 CV que alcanza solamente 45 km/h).

Hiriko mantiene un precio inicial estimado en poco más de 12.000, pero en lugar de vender a particulares, la compañía espera vender a los municipios. Los pimeros en la lista son Barcelona, Berlín y San Francisco y las ventas se espera que comiencen en 2013.

Fuente: New York Times

2 COMENTARIOS

  1. !Hombre! informaron del tema antes de escribir, que hay mucha gente que se cree a pies juntillas lo que aparece en Internet, y sólo puede llevar a la confusión. El Renault Twizy tiene una autonomía de 100 km y una velocidad punta de 80 km/h, y capacidad para dos personas. Aunque es de marca francesa, está fabricado en Valladolid. Y funciona a las mil maravillas.

Deja una respuesta