El Audi S6 no necesita presentación, se trata de una variante deportiva de este ejemplar tan carismático que lleva en el mercado varias generaciones. Pero a lo largo de su historia ha tenido algunas peculiaridades llamativas como la que os traemos hoy. Hablamos del Audi S6 Plus de 1996, un ejemplar muy exclusivo que daba una vuelta de tuerca más al modelo. Justo ahora sale a subasta una unidad que tiene raíces en nuestro país y que no pasa desapercibida.

Hay que empezar diciendo que el Audi S6 C4 de primera generación era conocido anteriormente como Audi S4 (una denominación que luego sería aprovechada de nuevo). Este ejemplar estaba disponible tanto en la carrocería sedán como en la familiar Avant con dos motores diferentes: por un lado el de cinco cilindros turbo de 2.2 litros y por el otro con el gran V8 atmosférico de 4.2 litros. Sobre ese segundo bloque se quiso hacer una demostración de poder bajo una nueva división llamada Quattro Gmbh.

El Audi S6 Plus salía de potenciar el bloque de ocho cilindros hasta los 326 CV y 400 Nm de par (antes 290 CV, el par se mantiene), además de modificar el chasis. Este modelo gozaba de una suspensión rebajada, mayor anchura de vías y un sistema de frenado mejorado para hacer frente al aumento de potencia. Solamente podía ir ligado a la caja de cambios manual de seis velocidades, por lo que era un auténtico sleeper para la época con una aceleración de 0 a 100 km/h en 5,6 segundos y una velocidad máxima de 250 km/h.

La unidad que sale a subasta el próximo mes de junio es uno de los 97 sedanes que se hicieron en total y es uno de los 10 que hay con matrícula española. Su carrocería fue pintada en el carismáticos color Nogaro Blue y cuenta con llantas Avus de 17 pulgadas e inserciones de fibra de carbono. El interior mantiene ese mismo esquema de colores combinando el azul y el negro en la tapicería de cuero y Alcántara. Entre su equipamiento opcional aparecen el techo solar eléctrico, teléfono celular y asientos con memoria.

Si ya estamos ante un Audi S6 Plus muy exclusivo, hay que añadir que este tiene una historia curiosa detrás. Muchos habréis reconocido las fotos hechas en la sierra madrileña y es que este ejemplar fue un regalo de Audi al periódico El Mundo en 1996 a cambio de un espacio publicitario. Fue utilizado por su anterior director (Pedro J. Ramírez). Posteriormente fue comprado por el marqués de Antella, que en 2005 se lo llevó a Quattro Gmbh para hacer una reconstrucción del motor, dar una mano de la pintura original y una puesta al día. Ahora sale a subasta sin un precio estimado y levantando una expectación elevada.

Fuente: RM Sotheby’s

Galería de fotos:

Ver galeria (8 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta