La demanda de baterías va a crecer exponencialmente en los últimos años. Uno puede creer que los coches eléctricos van a salvar el planeta, pero la minería para extraer los materiales que necesitan los crea también injusticias en muchos puntos del globo. Conseguir minerales como el litio o el cobalto acarrea produce problemas debido a que las zonas extractivas están en países donde se abusa de los derechos humanos.

Un dato: Unicef estima que hay unos 40.000 niños trabajando en minas de cobalto en el sur de la República Democrática del Congo. Además, está el hecho de que son materiales con reservas finitas… Es aquí cuando noticias como esta, que nos cuenta que científicos de IBM Research han desarrollado una nueva batería cuyos ingredientes se pueden extraer del agua de mar en lugar de minas, resulta interesante.

Resulta maravilloso poder contar con un coche con baterías que soporten viajes con una única carga viajes de 600 km, o móviles que no debas cargar antes de terminar el día… y mirar hacia otro lado. Pero en esos aparatos contamos con litio… y otros materiales pesados como cobalto, manganeso o níquel, procedentes de gigantescas minas, en la mayoría de ocasiones sin estudios de impacto ambiental y ningún cuidado por las condiciones de trabajo. Si además, la demanda aumenta exponencialmente (como todo indica que lo hará), su disponibilidad disminuirá a un ritmo vertigionoso.

Los científicos del Laboratorio de baterías de IBM Research idearon un nuevo diseño que reemplaza la necesidad de cobalto y níquel en el cátodo, y también utiliza un nuevo electrolito líquido (el material en una batería que ayuda a los iones a moverse de un extremo a otro).

También han descubierto que la combinación del nuevo cátodo y los materiales electrolíticos reduce la creación de dendritas de litio. Estas son unas estructuras puntiagudas que suelen generarse en las baterías de iones de litio que pueden acabar provocando un cortocircuito. Por lo tanto, esta nueva batería no solo tendría un menor impacto en el medio ambiente durante su fabricación, sino que también sería mucho más segura en su uso, reduciendo el riesgo de incendios o explosiones.

Pero todavía hay más: Los investigadores creen que la nueva batería tendría mayor capacidad que las actuales baterías de iones de litio, podría cargar el 80% de su capacidad en cinco minutos, sería más eficiente y, además, sería más barata de fabricar, lo que bajaría el precio de aparatos y vehículos eléctricos.

Obviamente, faltan años para que esta tecnología se implemente y todos estos beneficios han sido explorados sólo en laboratorio. Eso sí, IBM Research se ha asociado con otras empresas (como Mercedes-Benz Research and Development) para explorar más esta tecnología y acelerar su llegada al mercado.

Vía: Gizmodo, BBC

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta