Basada en una Mercedes-Benz Sprinter, el interior de la furgoneta que ilustra esta entrada ha pasado a nueva y mejor vida rodeado de lujo y seguridad. Inkas, compañía canadiense conocida por sus vehículos blindados, la ha convertido en una oficina rodante de primera clase, ofreciendo asientos para hasta cuatro pasajeros en el compartimiento que, en la mayoría de los casos, está destinado a la carga comercial. Con mucho acierto, ha sido bautizada como Inkas VIP Mobile Office.

Los asientos delanteros, individuales para el capitán del navío y su copiloto, están forrados en cuero de alta calidad, al igual que los cinco de la zaga. Los ocupantes de estas últimas butacas, con función de masaje, pueden comunicarse con el conductor a través de un intercomunicador incorporado. La oficina móvil solo apta para gente VIP también está equipada con un escritorio de esquina (en “L”) de tamaño completo con tomas de corriente y puertos USB, así como dos televisores Smart TV de 45 pulgadas para lograr una experiencia de entretenimiento mejorada.

Otras características destacables incluyen un climatizador de tres zonas y la posibilidad de tener una o varias neveras a bordo. En lo referido al apartado de la seguridad, no falta una caja fuerte biométrica, un purificador de aire, un circuito cerrado de televisión (CCTV) o diversos sistemas de bloqueo de señal. Y para contar con la máxima protección en el camino, también se puede añadir un blindaje que puede resistir la potencia de fusiles AK-47 (7,62 x 39 mm). No se da una cifra oficial, pero sospechamos que un modelo completamente cargado pesará varias toneladas.

Desafortunadamente, tampoco sabemos qué hay bajo el capó, aunque la opción más enérgica es una unidad V6 turbodiésel de 3.0 litros con 190 CV y 440 Nm. Pasando al exterior, esta Mercedes-Benz Sprinter tiene el aspecto habitual de una furgoneta dedicada al transporte de pasajeros, lo que facilita mezclarse entre la multitud y brindar una experiencia de conducción relativamente discreta. Además, no tienes por qué preocuparte de dejarla a la intemperie, dado que hay un sistema de cámaras de vigilancia que cubren el perímetro completo de la carrocería.

Tampoco hay información sobre el precio de la conversión, pero considerando la cantidad de funciones disponibles (y la más que segura larga lista de opciones), no esperamos que sea muy económica. En cuanto a la Mercedes-Benz Sprinter actual sobre la que se basa este espacio tan acogedor, comienza en unos 25.000 euros en España, con carrocería de tipo furgón y un motor diésel de 114 CV. Aunque como suele ocurrir en el marco de los vehículos comerciales, existen casi infinitas versiones (hasta 1.700) para adaptarse a todas las necesidades y bolsillos.

Fuente: Inkas

Galería de fotos:

Ver galeria (14 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta