Zagato es uno de esos nombres que, aunque sabes que no comercializa ningún coche como tal, te viene a la cabeza con imágenes de criaturas mecanizadas realmente bellas. Si bien ya nos habíamos acostumbrado a sus modificaciones sobre modelos modernos ya existentes, la casa italiana nos sorprende con el IsoRivolta GTZ, un modelo que ha sido gestado para recuperar tanto un antiguo nombre como el diseño de una época pasada, como pudimos saber hace unas semanas.

La carrocería consta de solo dos elementos principales hechos de fibra de carbono con la idea de mantener el peso lo más bajo posible y garantizar unas líneas esculturales e ininterrumpidas. El estudio de diseño milanés declara que se inspira en el clásico Iso Rivolta A3 (sí, separado) presentado en 1963, un coche que se convirtió en un ícono deportivo al ganar su clase dos veces en las 24 Horas de Le Mans (1964 y 1965). Además, su estilo elegante y fluido influenció en algunos de los modelos venideros como el Lamborghini Miura (1966) o el Alfa Romeo 33 Stradale (1967).

Francamente, parece antiguo desde algunos ángulos, aunque es muy moderno. Sus musculosas y suaves líneas enfatizan la altura de los hombros, especialmente hacia la zaga, donde hay cuatro luces redondeadas que, sin duda, no fallan en el cómputo neoclásico del conjunto. No cabe duda de que el diseño busca ser lo más elegante a la par que deportivo, aunque sin dejar de lado el aspecto funcional. Lamentablemente, Zagato no ha facilitado imágenes del interior más allá de la consola central, el umbral de la puerta del copiloto y los asientos de cuero.

Continuando con la tradición de la marca fundada en 1953, el IsoRivolta GTZ de Zagato combina el trabajo de sastrería italiano con un sistemas de propulsión estadounidense, ya que bajo el largo capó se encuentra el motor del último Corvette Z06 (C7), una unidad V8 sobrealimentada por compresor de 6.2 litros (LT4) capaz de desarrollar 660 CV de potencia y 881 Nm de par. No hay detalles sobre la transmisión, pero el deportivo de Chevrolet ofrecía una opción manual de siete velocidades o una automática (de tipo convertidor de par) de ocho.

Independientemente de la caja de cambios seleccionada, el resultado obtenido es una máquina muy, muy rápida. Tanto, que acelera de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos y alcanza una velocidad máxima de 315 km/h. Al fin y al cabo, el Iso Rivolta A3 también era endiabladamente rápido, lo suficiente para competir cuerpo a cuerpo con ilustres como Maserati y Ferrari. De hecho, el A3 utilizaba algunas de las entrañas del Corvette de tercera generación (C3), como su corazón de ocho cilindros en uve de 5,4 litros y hasta 350 CV de potencia.

Zagato solo construirá 19 ejemplares del IsoRivolta GTZ, con nueve de ellos ya reservados. El primero de ellos es el que ves en pantalla, e irá rumbo a Lucerna, Suiza, pero una cosa que aún no sabemos es el precio del vehículo. El último volcado de información de la compañía no lo indica, aunque al considerar que la carrocería es de fibra de carbono, el tren motriz tiene las cifras de un superdeportivo y la producción es tan limitada, no esperamos que sea barato. “Los coleccionistas de coches están en el alma del proyecto”, menciona Zagato.

Fuente: Zagato

Galería de fotos:

Ver galeria (12 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta