L-charge – 1
Mario Nogales

L-charge: la empresa rusa que quiere llevar la recarga a cualquier parte

El triunfo del coche eléctrico pasa por un desarrollo de la infraestructura de recarga. Por desgracia, todavía es una asignatura pendiente en muchos países (entre ellos el nuestro) y hace falta tiempo y una gran inversión para que eso cambie. Ante esa necesidad, hay empresas que han querido dar soluciones alternativas. Es el caso de la firma rusa L-charge, que ha creado unos cargadores móviles para poder recargar eléctricos a gran velocidad y en cualquier parte.

No se trata de una idea completamente nueva, en España hay otras como e-Charge que desde hace tiempo tienen soluciones similares. Sin embargo, lo que caracteriza a L-charge es la rapidez de carga. Se supone que tarda entre entre 5 y 7 minutos en recargar hasta el 80 % de batería de un coche, pues ofrece una capacidad desde 150 hasta los 1.000 kW. Todavía no existen vehículos que acepten esa velocidad de carga, pero de cara al futuro se espera que se tarde más o menos lo mismo que en repostar un coche de combustión en una gasolinera.

Los cargadores de L-charge van montados en camiones o furgonetas y funcionan con gas natural licuado (GNL), con hidrógeno o con una mezcla entre ambos; así que no es necesario que estén conectados a la red eléctrica. Se trata de una combinación interesante e inédita hasta el momento, pero parece que está dando buenos resultados. Además, tiene como ventaja que emiten tres veces menos CO2 que los automóviles diésel. Su precio está un poco por encima de la media, eso sí.

La tarifa ronda los 80 céntimos el kWh, por lo que costaría unos 40 euros recargar un coche con batería de 50 kWh. Es mucho más de lo que cuesta en casa, pero más o menos lo mismo que otros servicios de carga rápida. Su supercargador móvil de Moscú recibe entre cinco y seis solicitudes de carga al día de media, algo que no está mal teniendo en cuenta que la ciudad apenas cuenta con 1.000 coches eléctricos.

L-charge consiguió 1,5 millones de dólares en una ronda de financiación y sigue buscando apoyo para conseguir su objetivo de producir unas 2.000 estaciones de recarga (entre móviles y estacionarias) al año. El cargador móvil cuesta alrededor de 200.000 dólares y tiene capacidad para cargar hasta 25 coches al día. Ya están trabajando en su llegada a Londres, mientras que por España ya hicieron un tour en el que pasaron por algunas ciudades como Madrid o Barcelona.

Fuente: Reuters

  • coches eléctricos
  • recarga