Todos sabemos el incordio que supone aparcar en una ciudad. Pierdes tiempo, consumes gasolina inútilmente y en ocasiones acabas desquiciado. Y eso sin contar con las dificultades propias de la maniobra. Desde los años 50 se desarrollan ingenios para facilitarla, y ahora los los fabricantes incluyen muchas innovaciones tecnológicas, empezando por las marcas premium que desarrollan sistemas de aparcamiento automático que están popularizándose.

Pero por mucha tecnología, si no hay lugares para aparcar, de poco sirven. De ahí que iniciativas como la del Departamento de Transporte de Seattle (SDOT), deban popularizarse en el futuro. Acaban de publicar en Internet todos los aparcamientos disponibles en sus calles, que forman parte de un mapa de aparcamiento Seattle.

Toda la información están disponible para cualqueira, con más de 200 tipos de datos en bruto (que pueden ser vista como mapas), para el análisis informático o el desarrollo de nuevas aplicaciones. Los datos incluyen la ubicación y la descripción de las señales de estacionamiento y la categorías de aparcamiento en todas las calles de la ciudad: así como si son de como pago, si tienen un horario concreto y las zonas restringidas al aparcamiento. Los datos deben proporcionar a los desarrolladores la información que necesitan para construir grandes aplicaciones móviles de aparcamiento que ayudarían a las personas que visitan Seattle.

En los datos también se han incluido los puestos públicos de alquiler de biciletas y se espera que suban más datos en los próximos meses. En el censo de parkings de Seattle se incluyen:

  • El número de plazas de aparcamiento en todas las calles de la ciudad.
  • El número de plazas de aparcamiento dentro de cada una de las 31 zonas de aparcamiento restringido.
  • El número de plazas y espacios de carga en los distritos de negocios diferentes.
  • Cantidad de aparcamientos sin restricciones, sin regulaciones específicas de signos.

Han tenido en cuenta la longitud de cada calle, el número y tipo de señales de estacionamiento, y luego han restando el tamaño de los cruces peatonales, caminos de entrada, bocas de incendios y otras áreas. Para poner su trabajo en perspectiva, hay cerca de 6.280 km de carriles de las calles principales y red no-arterial de la ciudad de la costa oeste de EE.UU. Un trabajo colosal que ha dado estos resultados:

  • Plazas de aparcamiento reguladas: 525.000
  • Aparcamiento de pago: 13.500.
  • Zona de aparcamiento restringido: 18.000.
  • Plazo regulado:  11.500.
  • No hay parking / zonas de parada: 165.000.
  • Zonas de carga: 3.000.
  • Otras zonas: 2.300.
  • Sin restricciones: 490.000.

Fuente: Seattle.gov

1 COMENTARIO

  1. ¡Qué ‘trabajazo’ por parte del Ayuntamiento! Un primer paso interesante para la tecnologización progresiva de la circulación vial.

Deja una respuesta