Logo de Noticias Coches
coche-camara5
Luis Ramos Penabad

La increíble historia del lento coche cámara

Shin Egashira, un arquitecto y profesor londinense, tiene numerosos proyectos interesantes que podrás encontrar en su página web, pero a nosotros nos ha llamado mucho la atención su proyecto Caja lenta, producido en el año 2000 en Japón. Se trataba de un vehículo cámara de enormes dimensiones y que destacaba por su lentitud.

La enorme cámara, transportada

Este proyecto, según explica en su web el arquitecto, «necesitó la fabricación de una cámara gigante en un vehículo (la Caja lenta) y un espacio para archivar (After Image). La Caja lenta podía llevar a una persona en el interior de su estructura de madera, y viajaba por los pueblos con la ayuda de un tractor agrícola».

Necesitaba más de 30 minutos de exposición para cada imagen, y cada fotografía no medía menos de 1,5 metros cuadrados. Hay fotos de los resultados, bastante impresionantes.

Pero echémosle un ojo primero a la estructura, de madera. Egashira explica en su libro Before Object, After Image: Koshirakura Landscape, 1996-2006, «que este vehículo cámara podía cambiar de una posición horizontal (cuando estaba en tránsito o era usada como cuarto oscuro) a una posición vertical fija, que permitía a una persona sentarse dentro y ver la imagen invertida».

«Cuando bajé al interior de la cámara por primera vez, me sorprendió. Me sentí como un pionero que descendía a las profundidades del océano en un tipo de prototipo de submarino. Sobre todo al ver los últimos saludos y sonrisas de los que se quedaban fuera antes de cerrar la escotilla y descender a mi propio mundo de sonidos extraños y oscuridad».

«Siete pueblos mostraron su interés en colaborar», añade el arquitecto: Takakura, Takizawa, Kurokura, Kettou, Seitayama, Funasaka y Koshirakura. El viaje preveía pasar 3 o 4 días en cada pueblo, tomando fotografías como forma de comunicación. Éramos como un grupo de visitantes pidiendo permiso para tomar las fotos, salvo que llevábamos una cámara gigante con ruedas y lo suficientemente lenta para ser tomados en serio».

Egashira añade: «Con el paso del tiempo construimos una relación muy cercana con aquella cosa que llevábamos de un pueblo a otro, es una procesión que parecía una caravana medieval de peregrinos llevando una reliquia preciosa. Debía de ser tan extraño que los habitantes más ancianos que visitábamos nos miraban alucinados; éramos un grupo de gente de todo el mundo con un convoy lentísimo de coches, furgonetas y el tractor que llevaba la cámara en el centro, atada con cuerdas para protegerla».

Fotografías tomadas con el coche cámara

«Las imágenes se mostraron más tarde en un antiguo vestíbulo con altas ventanas. Se mostraron veinte o más hojas enormes de cristal con imágenes donde se veía a gente de esta tranquila esquina de Japón, en color sepia y un enfoque muy brumoso, que podían haber sido tomadas cientos de años antes».

Egashira y sus estudiantes también construyeron en 2003 un traje cámara, que es básicamente como suena: un traje cámara sobre ruedas que se vestían para, de nuevo, viajar pueblo por pueblo fotografiando a los residentes in situ.

Vía Shinegashira

Fotos

  • arte
  • fotografía