El Lamborghini Huracán EVO Spyder llegó el pasado año como una actualización para el deportivo en su versión descapotable. Se trataba de un ejemplar que mantenía su esencia gracias a la mecánica V10 atmosférica y a la tracción total. Sin embargo, la marca de Sant’Agata sigue preocupándose por su público más purista y es habitual que haga alguna variante especial. En ese grupo podríamos meter al Lamborghini Huracán EVO RWD Spyder, que no es otra cosa que la versión de propulsión del modelo.

Del mismo modo que fue presentado un Huracán EVO RWD con techo rígido, ahora le toca el turno al de capota de lona retráctil. Mantiene ese V10 atmosférico de 5.2 litros tan especial, montado en posición central, aunque se revisa su potencia. Como en este caso todo va directamente al eje trasero, pasa de los 640 CV y 600 Nm que consigue en la versión de tracción total a unos nada despreciables 610 CV y 560 Nm de par. Además, se vale del sistema de control de tracción de elevado rendimiento (P-TCS) para mantener un poco la cordura.

Con esta configuración, el Lamborghini Huracán EVO RWD Spyder es algo más ligero que la versión con tracción total, son 1.509 kg frente a los 1.542 kg del otro. A pesar de la rebaja de potencia consigue mantener una relación peso-potencia de 2,47 kg/CV con una distribución de pesos del 40 % delante y 60 % detrás. Las prestaciones también son bastante destacadas, acelera de 0 a 100 km/h en 3,5 segundos (4 décimas más lento que el de tracción total) y su velocidad máxima es de 324 km/h (1 km/h menos).

Porque la clave de este Huracán EVO RWD Spyder no es su efectividad (que también), sino el disfrute a bordo. Ofrece una respuesta sin filtros y manteniendo la máxima interacción gracias a ese sistema de control de tracción P-TCS. Se puede modificar su comportamiento gracias a los modos de conducción, pudiendo elegir entre Strada (para situaciones normales, minimizando el deslizamiento), Sport (deportivo con derrapajes controlados) y Corsa (optimizado para circuito).

El Lamborghini Huracán EVO RWD Spyder sigue manteniendo ese diseño afilado tan reconocible que siempre ha llevado la marca por bandera. Se diferencia de su hermano de gama por algunos detalles como el nuevo splitter delantero o las aletas verticales en tomas de aire delanteras, además de un paragolpes trasero en negro brillante. De serie trae llantas de 19 pulgadas calzadas por neumáticos Pirelli P Zero, aunque opcionalmente hay unas de 20 pulgadas y opción a frenos carbocerámicos.

En el habitáculo destaca por la nueva pantalla táctil de 8,4 pulgadas desde la que se controla todo el infoentretenimiento. También por las opciones prácticamente ilimitadas de personalización de colores y materiales gracias al programa Lamborghini Ad Personam. Este descapotable de propulsión llegará al mercado este mismo verano y tiene un precio de partida de 175.838 euros (impuestos no incluidos) en Europa.

Galería de fotos:

Ver galeria (14 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta