El mercado del automóvil está cambiando a pasos agigantados. Las marcas no dejan de reducir sus emisiones en busca de una movilidad más sostenible. Pero, además de la responsabilidad social corporativa y el marketing verde, hay algo que les empuja a hacerlo: la leyes anticontaminación:

Europa 2015 – 1016

La Unión Europea apuesta fuerte por reducir la dependencia energética, la contaminación y mejorar la competitividad futura de su industria automovilística y del transporte en el futuro. El objetivo: una media de 130 g/km de CO2 para el conjunto de modelos que vende cada fabricante (normativa europea (EC) No 443/2009).

Vehículos eficientes o sanciones

En función del peso de los vehículos de cada fabricante, el límite es más o menos restrictivo. La norma dice que el objetivo debe alcanzarse con mejoras en la planta motriz y que otros 10 g/km adicionales deberían ser rebajados con otras mejoras tecnológicas y biocombustibles sostenibles.

El objetivo objetivo se alcanzará de modo gradual: En 2012 setendrñán en cuenta el 65% de los vehículos matriculados de cada marca, el 75% en 2013, el 80% en 2014 y el 100% en 2015. ¿Si no se cumplen, tendrán que pagar estas multas:

  • Primer gramo de exceso: 5€/coche
  • Segundo gramo de exceso: 15€/coche
  • Tercer gramo de exceso: 25€/coche
  • Del cuarto gramo en adelante: 95€/coche (a partir de 2019 cada gramo costará directamente 95€/vehículo, desde el primero).

Las sanciones establecidas son tan altas que resulta mucho más barato invertir en tecnología para no tener que pagarlas. Según Tecmovia, con el nivel de emisiones que Volkswagen tenía en 2009 y la previsión de ventas que se maneja para 2015, de no mejorar nada tendría que afrontar una multa de 6.000 millones de euros al año, y Mercedes 2.100 millones de euros anuales. ¿Resultado? O los fabricantes reducen sus márgenes o subirán los precios de los coches.

La norma tiene una parte positiva para los que apuesten por vehículos que emitan menos de 50 g/km de CO2 (hoy por hoy, sólo coches eléctricos). Cada coche de esas características que se venda contará como 3,5 vehículos para la media en 2012 y 2013, como 2,5 vehículos en 2014, como 1,5 vehículos en 2015. A partir de 2016 desaparece. POr eso casi todas las marcas anuncian coches electricos para esas fechas. Pero no solo hay que farbicarlos, hay que venderlos.

También hay excepciones: Las marcas que vendan 10.000 – 300.000 vehículos/año en Europa pueden optar por una reducción del 25% de emisiones con respecto a su situación en 2007. Las marcas con ventas inferiores a 10.000 vehículos/año en Europa pueden aplazar cinco años toda la norma… ¿veremos la aparición de submarcas?

Estados Unidos 2012 – 2016

La normativa americana aprobada para 2012 – 2016 establece como objetivo 35,5mpg (6,26 l/100km) como promedio para el conjunto del mercado, pero no para cada uno de los fabricantes. Además segmenta el mercado, separando y las pick-up y otros coches de gran tamaño y no por peso, sino en función de la superficie que ocupa. Un deportivo tendrá las mismas exigencias que un coche urbano si tiene una similar distancia entre ejes).

Las pick-up podrán contaminar más

Si se logra alcanzar la cifra habrá supuesto una mejora de un 25% tras una inversión por parte de la industria de unos 15.000 millones de dólares anuales en los próximos 4 años en I+D. Pero  sigue pareciendo una ley hecha a medida de los fabricantes americanos (mientras que en Porsche se tiran de los pelos). Tecmovia ilustra esta desigualdad de criterio: “un Honda Jazz tendrá que homologar una media de 5,72 l/100km mientras que un Chevrolet Silverado podrá quedarse en 9,52 l/100km”.

Se pretende alcanzar de forma progresiva, hasta que en 2016 se alcancen esos 6,26 l/100km:

  • 2012: El límite del promedio es de 30.1 mpg (7,81 l/100km),
  • 2013: La media será de 31.1 mpg (7,56 l/100km),
  • 2014: Este año se reduce32,2 mpg (7,30 l/100km),
  • 2015: Llegarán a las 33,8 mpg (6,96 l/100km).

La norma también es flexible. Puede mejorarse la exigencia en unos modelos para compensar no haber logrado los objetivos en otros. También aplazar los objetivos o comprar y vender a otras marcas. Existe la posibilidad de mantener una flota separada del resto de la gama, (hasta 25.000 vehículos al año de 2012 hasta 2015), con un 25% más de tolerancia. Vender coches eléctricos no incluye bonificaciones extraordinarias

¿Cómo serán las sanciones? Hablamos de EE.UU. el país donde menos recomendable es infringir la Ley: Multas de hasta 37.500$/vehículo, potestad de las autoridades para obligar a la recompra de vehículos ya vendidos y hasta anular la licencia de ventas para los fabricantes que no cumplan los objetivos marcados.

¿ Y más allá?

Europa: Objetivo de 95 g/km de CO2 para 2020. Para 2025 se habla de 70 g/km de CO2, un nivel que precisa una revolución tecnológica con electricidad usándose a gran escala.

EE.UU: Para 2017-2025, la norma (todavía no aprobada), comenta 54,5 mpg (4,31 l/100km) como media de consumo para cualquier fabricante que quiera vender coches allí. Tendrían que mejorar un 5% anual del consumo medio durante esos ocho años. Eso también significa un motor eléctrico en cada coche.

China: El primer mercado automoviliístico espera “alcanzar” a Europa y EE.UU. allá por 2020: se habla de 5,0 l/100km para 2020. No serán vanguardia de la eficiencia, pero tampoco quieren quedarse muy atrás.

Vía: Tecmovia (1, 2 y 3), Car and Driver
Más información:
Eur-Lex (pdf)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta