Seguramente que alguna vez has oído argumentos semejantes: ¿Por qué la velocidad máxima que alcanzan los coches a menudo supera con creces los 200 km/h si después no se pueden ir más rápido de 120 km/h en ninguna vía? Este tema recurrente en las charlas de bar ha llegado ahora a la Unión Europea… Y ojo, que ya se rumorea que Bruselas pueda imponer que todos los coches dispongan de limitadores de velocidad que se activen a velocidades que rondarían las 70 millas por hora, menos de 115 km/h.

El objetivo del Departamento de Movilidad y Transporte de la Comisión Europea es reducir lo máximo posible las 30.000 víctimas que perdieron la vida en las carreteras europeas el año pasado, según publicaba ayer el diario británico Daily Telegraph. La eventual medida barajada por el ejecutivo comunitario se encuadra dentro del programa de la UE que persigue rebajar las muertes por accidentes de tráfico en al menos un tercio.

Para impolementarlo, se habla de que el sistema podría funcionar utilizando satélites, que comunicarían los límites a los coches de forma automática, o bien a través el uso de cámaras inteligentes que leerían las señales de tráfico y ejecutaría la obligación de respetar la norma accionando automáticamente los frenos. Los conductores, en cualquier caso, podrían recibir una advertencia para que modere su velocidad o que ésta sea controlada de forma automática bajo estas medidas.

“Actualmente existe una consulta centrada en la tecnología de limitación de velocidad , que ya está instalada en camiones y autobuses”, reconoce un portavoz de la UE al citado diario. “Teniendo en cuenta los resultados, la Comisión publicará en otoño un documento redactado por sus expertos técnicos que, sin duda, hará referencia a la adaptación inteligente de la velocidad, entre muchas otras cosas”.

No le auguramos demasiado futuro a la iniciativa. Hace un par de años un político canadiense intentó limitar la velocidad de los coches a 150 km/h en su país. La industria automovilística y, sobre todo sus votantes, se le echaron encima. Además, un coche que frene solo puede generar más peligros incluso que un coche que pueda ir unos km/h por encima de la velocidad permitida, sobre todo en ciertas maniobras como adelantamientos. Además, ¿quién sufragaría el coste de implementar este sistema en todo el parque móvil europeo actual? ¿Se podría hacer en vehículos antiguos? Demasiados problemas que no tienen una fácil respuesta.

Fuente: Daily Telegraph
Foto: cc Flickr Kozumel

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta