El equipo de máster de TU/ecomotive (TU/e) de la Universidad Técnica de Eindhoven, Países Bajos, ha presentado un interesante concept car. El Luca es un pequeño coche eléctrico diseñado en su totalidad con la sostenibilidad en mente. Utilizando una construcción ligera y materiales reciclados, el Luca está diseñada para ser un vehículo urbano y deportivo muy eco-friendly.

El objetivo de los estudiantes es demostrar que los desechos también pueden ser un material práctico y valioso; el Luca no se ha concebido solo como un coche eléctrico más barato. La humanidad crea 2.100 millones de toneladas de residuos al año, de los cuales el 70 % termina en vertederos. Al utilizar los materiales reciclados, el equipo de Luca quiere abordar el problema de primera mano y aumentar el porcentaje de componentes que pueden ser reutilizados.

El prototipo en sí está construido utilizando un compuesto de base biológica que incluye desechos plásticos recuperados del océano. Aunque la estructura inicial continuará siendo de metal, los bastidores secundarios que se unen a la parte delantera y trasera de la base central de aluminio reciclado, donde también se une la suspensión. El bastidor auxiliar frontal también se encarga de acoger las baterías.

Su chasis se fabricará con un material compuesto de tereftalato de polietileno (PET) intercalado entre unas capas externas de lino impregnadas con polipropileno (PP). Por otro lado, la carrocería se formará empleando un nuevo material que se está desarrollando en colaboración con la start-up israelí UBQ, que combinará su aditivo derivado de los residuos domésticos con polipropileno reciclado. La idea es implementar la mayor cantidad de elementos reutilizables al construir el prototipo.

De hecho, se planea que los componentes metálicos de la estructura estén hechos de los paneles reciclados de aviones y naves espaciales desmanteladas. El Luca tendrá espacio para dos personas y estará impulsado por dos motores eléctricos ubicados en las ruedas traseras con una potencia combinada de 15 kW (20 CV). Esta disposición mecánica también es utilizada por el Lightyear One (también obra de los chicos de TU/e) por razones de eficiencia.

Además de prevenir pérdidas en la transmisión, puede alcanzar una eficiencia de hasta un 92 %. Ambos propulsores estarán alimentados por seis baterías modulares que, según los científicos de la Universidad de Eindhover, pueden ser reemplazadas fácilmente e incluso por otras que sean más modernas tan pronto como esa tecnología esté disponible. La información disponible no dice nada sobre la capacidad de las susodichas o la autonomía que pueden otorgar.

El interior, no esperes encontrar ninguna de las moderneces de las que actualmente gozan casi todos los coches nuevos. Las grandes pantallas del sistema de infoentretenimiento en los automóviles modernos son un «desperdicio de recursos«, ya que no se utilizan la mayor parte del tiempo. Es por eso que se supone que el smartphone del Luca se hará cargo de esta tarea (y también de la navegación). La información más importante, como la velocidad, debe se proyectará en el parabrisas.

Dado que el equipo de TU/e comenzó con el proyecto Luca hace solo once meses, el coche ni siquiera existe en la realidad, solo a través de las representaciones digitales que se muestran aquí. Sin embargo, se está trabajando en un prototipo completamente funcional que tiene previsto realizar una gira promocional en verano de este año.

Fuente: TU/ecomotive
Galería de fotos:

Ver galeria (6 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta