Maserati nunca se ha dado por construir carrocerías familiares sobre sus vehículos. Para eso ya tienen al Levante. Sin embargo, hay quienes prefieren una carrocería más estilizada, con las líneas y dinámica de una berlina, pero con un tercer volumen más práctico. Eso fue lo que pensó el dueño de este Maserati Quattroporte de 2016.

Algunos talleres de renombre pedían alrededor de 235.000 euros para realizar la transformación a shooting brake. Pero finalmente esta carrocería fue modificada por encargo a un taller británico, donde Adam Redding, experto en la restauración de vehículos clásicos de alto valor, hizo su magia para no arruinar las dinámicas líneas del Quattroporte de partida. Adam se puso manos a la obra, y el resultado es el que veis en pantalla.

Gran parte del techo y los cuartos traseros fueron despojados de la estructura. En su lugar, el pilar B se desliza hacia la zaga una caída más leve. El portón ha sido electrificado para permitir su apertura automática por botón. Tras 1.500 horas de trabajo, el Maserati Quattroporte se había convertido en un “Cinqueporte”. De no ser porque la firma italiana jamás ha producido una carrocería familiar, el resultado es digno de un coche de producción.

Bajo el capó nos damos de bruces con un corredor de fondo. Un bloque V6 de 3.0 litros alimentado por gasóleo capaz de rendir 275 CV y 600 Nm. Con carrocería berlina, el Quattroporte diésel es capaz de cubrir el 0 a 100 km/h en 6,4 segundos y alcanzar los 252 km/h de velocidad máxima. Todo ello con un consumo homologado de 6,2 l/100 km, aunque el mayor peso y arrastre aerodinámico de esta versión lastrarán un poco estas cifras.

Con tan solo 14.000 kilómetros en el odómetro, este Maserati Quattroporte familiar se encuentra a la venta en el concesionario Autostorico Ltd de Reino Unido. Acabado en Gunmetal Grey con el interior en cuero Nero, está dotado de todo el equipamiento que uno esperaría (navegación por satélite, asientos calefactados, acceso y arranque sin llave, techo solar practicable, bluethooth, etc.)

Como apunte, en 2009 Carrozzeria Touring construyó cuatro ejemplares con carrocería familiar del Maserati Quattroporte de anterior generación. Fueron bautizados como “Bellagio Fastbacks”, y uno de ellos fue subastado por RM Shoteby’s en 2013 por 117.600 euros, con motor V8 de 400 CV.

Fuente: classicdriver

Galería de fotos:

Ver galeria (18 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta