La familia Mercedes-AMG continua creciendo en la Clase A. Tras haber conocido al A 35, el A 35 Sedán y el CLA 35, le llega el turno al último de la familia. Diseñado para atraer a aquellos conductores que desean altas prestaciones con funcionalidad, llega el Mercedes-AMG CLA Shooting Brake.

El quinto modelo de la familia compacta firmado por AMG llega con el mismo motor 2.0 Turbo de cuatro cilindros y 306 CV asociado a una transmisión automática y un sistema de tracción integral. El nuevo CLA 35 Shooting Brake destaca por su expresivo diseño, su dinamismo de conducción y un espacio de carga flexible, y constituye por tanto una opción muy atractiva para clientes jóvenes con un estilo de vida activo.

En cuanto a estética se refiere, mantiene los mismos cánones de diseño que el resto de sus hermanos, salvo que, en este caso, la zaga acentúa aún más su anchura. La calandra es de diseño específico y las entradas de aire gozan de mayor tamaño. Asimismo, el paragolpes delantero queda completado por un splitter. De serie, las llantas son de 18 pulgadas (de 19” opcionalmente).

 

La vista trasera está dominada por un gran difusor, un pequeño alerón sobre el portón del maletero en el mismo color de la carrocería y dos salidas de escape redondeadas, una a cada lado. Entre las posibilidades de hacer más personal el exterior del coche, se puede elegir el AMG Night Package (con elementos de la carrocería pintados en negro) o el AMG Aerodynamics Package (con elementos encargados de optimizar el balance aerodinámico).

Las puertas sin marco dan paso a un habitáculo de ambiente tecnológico en el que confluyen calidad y elegancia, por un lado, y visualización íntegramente digital por el otro. Destacan los asientos deportivos tapizados en símil de cuero y microfibra de color negro con costuras en contraste rojas. Como alternativa se puede pedir en una combinación gris/negra con pespuntes en gris.

La consola central –en negro piano– cuenta con un panel táctil para controlar el sistema de infoentretenimiento y diversos interruptores para controlar el ESP, el modo manual del cambio o la amortiguación adaptativa AMG Ride Control (opcional). El ambiente deportivo termina de complementarse con unos pedales de acero inoxidable con tacos de goma, las alfombrillas con distintivo AMG, el techo interior de tela negra y los umbrales de las puertas con el distintivo AMG.

 

El cliente puede elegir entre tres estilos de visualizado para el cuadro de instrumentos: Classic, Sport y Supersport. Este último dispone el cuentarrevoluciones en una posición central y aporta información adicional en forma de barras a ambos lados del tacómetro. El equipamiento de serie también incluye el sistema de mando fónico que se activa pronunciando las palabras clave “Hey Mercedes”.

El motor sobrealimentado de 2.0 litros se basa en el propulsor de cuatro cilindros M260 de la nueva Clase A.  Es capaz de rendir 306 CV a 5.800 RPM y 400 Nm a partir de 3.000 RPM. Es capaz de alcanzar los 250 km/h de velocidad máxima y acelerar de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos. Estas cifras se consiguen gracias a un sistema de tracción a las cuatro ruedas 4Matic que es capaz de enviar hasta un 50% de la energía del propulsor a las ruedas posteriores.

Para adaptarse a los perfiles de conducción de cada usuario, el Mercedes-AMG CLA 35 Shooting Brake dispone de cinco modos de conducción: Slippery, Comfort, Sport, Sport+ e Individual. El primero de ellos está concebido para circular sobre superficies de baja adherencia, mientras que el segundo propicia una conducción cómoda y los bajos consumos. Los modos Sport y Sport+ buscan las máximas sensaciones dinámicas y en Individual podemos personalizarlo a nuestro gusto.

El sistema de frenos vela por una potente deceleración y distancias de frenado cortas. En el eje delantero se montan discos de freno de 350 milímetros con pinzas fijas de cuatro pistones y, detrás, de 330 milímetros con pinzas de un pistón. Los discos están autoventilados y perforados para disipar mejor el calor y evitar efectos de fatiga, incluso bajo condiciones extremas de conducción. Las pinzas de freno de color plata ostentan un distintivo AMG negro.

Para quienes estén interesados en rodar en circuito, existe el denominado AMG Track Pace como opción. Se trata de un sistema de adquisición de datos que ofrece la posibilidad de cronometrar tiempos de vuelta o sectores, así como acceder a información relevante como tiempos de aceleración y frenada, posicionamiento GPS en el circuito o tiempos por vuelta y por sector, entre otros.

Fuente: Daimler
Galería de fotos:

Ver galeria (21 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta