auto-union-juguete
El Auto Union de juguete de Audi

Queridos Reyes Magos: quiero un oso de peluche Audi, un trineo BMW y el Mercedes de mamá. La rivalidad entre las tres marcas alemanes premium supera a las cuatro ruedas y ha llegado también a los juguetes. El objetivo último no es otro que conquistar desde pequeñitos a los conductores del futuro.

Audi ha lanzado una edición limitada del Auto Union Tipo C, un coche de pedales que mostró en la feria de Nuremberg en febrero. Es un modelo a escala del automóvil de carreras de los años treinta que está diseñado para niños más altos del metro y treinta y cinco centímetros.

Tiene marco de aluminio, frenos hidráulicos, siete marchas, volante y tablero de cuero revestido de roble. El coche se vende por 9.700 euros, lo que le convierte en el juguete más caro de la marca. Da igual. de 1.500 unidades de esta edición especial, sólo les falta por vender 100.

BMW ha retrocedido en el tiempo por Navidad y ha sacado una línea de trineos BMW desde 79 euros. Mercedes cuenta con una versión de su SLS para niños, desde 90 euros. Los fabricantes alemanes se ha dado cuenta que se gana más promocionando este tipo de merchandising para niños que haciendo simples juguetes de carreras, con los que los beneficios son mínimos.

“El merchandising no es importante porque puedas ganar mucho dinero con él, sino que es otra forma de posicionar tu marca”, explica Peter Schwarzenbauer, jefe de ventas de Audi. “Estamos pensando en algunos productos que no estén relacionados directamente con los coches, sino que el diseño abarque otras áreas”, como el proyecto de un futbolín de casi 13.000 euros.

Más información: El Economista

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta