El motor Skyactiv-X de Mazda se trata de una auténtica revolución a nivel técnico. Como ya explicamos a fondo, se trata de un bloque de gasolina que cuenta con encendido por compresión, como si fuera un diésel, y que destaca por su gran eficiencia. Lo cierto es que ya está disponible en el mercado desde hace unos meses y lo cierto es que su acogida en Europa está siendo realmente buena, superando todas las expectativas iniciales.

Yasuhiro Aoyama, CEO de la marca, desveló recientemente que el 60 % de los Mazda 3 que se venden llevan la mecánica Skyactiv-X, una cifra muy destacada. Nosotros lo probamos con el Skyactiv-G y su comportamiento ya era correcto, así que con la mecánica más potente tiene que mejorar considerablemente. Por otro lado, está presente en el 45 % de los Mazda CX-30 vendidos, nada mal para tratarse de un crossover compacto. Con este ejemplar nos pasó lo mismo, también lo probamos con el gasolina convencional.

Decimos que supera las expectativas porque esa popularidad ha sido registrada en muy poco tiempo. El Skyactiv-X lleva en el Mazda 3 disponible desde septiembre, mientras que al CX-30 llegó en octubre. Por lo que se espera que en el futuro puedan mantenerse estas buenas cifras. Además, Aoyama afirmaba que para el año que viene el Mazda CX-30 conseguirá destronar al Mazda CX-5 como coche más vendido de la marca japonesa en Europa.

Lo cierto es que no es de extrañar, pues el motor Skyactiv-X de Mazda, con sus 180 CV y 224 Nm de par promete un consumo homologado de 5,5 l/100km y unas emisiones de CO2 de 125 g/km. Cuenta con bondades como una de compresión destacablemente elevada, de 16,3:1, y con un Sistema Mild-hybrid de 24 voltios, por lo que se gana la etiqueta ECO en nuestro país. En lo que igual no ha superado las expectativas es en el comportamiento que ofrece, pues algunos usuarios que lo han conducido hablan de unas prestaciones algo justas y la sensación de tener una potencia inferior a lo que homologa.

Fuente: Automotive News

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta