En estos momentos los coches han de cumplir la normativa de emisiones Euro 6d-Temp. Se trata de un paso previo a la norma Euro 6, que entra en vigor en 2020 y que pretende que las emisiones de partículas de los motores de combustión sean equiparables a los de un coche eléctrico, ajustando mucho más los desvíos que se producen en carretera (RED) de las pruebas de laboratorio que mide el ciclo WLTP.

Las marcas estarán obligadas a que sus gamas emitan de media 95 gr/km de CO2, una cifra realmente baja si tenemos en cuenta que las mediciones serán más rigurosas. Las marcas comenzarán a contar en sus gamas con coches eléctricos e híbridos enchufables. El problema es que estas tecnologías son bastante caras por el momento. La solución de urgencia se llama Mild Hybrid, también denominados MHEV, híbridos suaves, semihíbridos o híbridos ligeros, que ya han comenzado a aparecer en el mercado y que veremos cada vez más,

¿Cómo funciona tecnología Mild Hybrid? ¿A quién puede interesar? Intentamos responder a todas esas preguntas.

Tecnología Mild Hybrid: ¿cómo funciona?

La idea de este tipo de hibridación es emplear el motor de combustión tradicional solamente para mover el coche. En cualquier vehículo parte de la potencia (y el combustible, que genera emisiones) se emplea también para generar la electricidad necesaria para mover el compresor del aire acondicionado, la dirección asistida, navegador…

Si además de restarle funciones el motor de combustión recibe ayudas puntuales en momentos clave, mayor será el ahorro en combustible. Así, un pequeño motor eléctrico asiste al de combustión en situaciones críticas como el arranque o las aceleraciones, aportando un extra de potencia.

No necesitan ser enchufados. Con la ayuda de un generador se recupera la energía cinética en frenadas y desaceleraciones, que se almacena en una batería de ión-litio, encargada de alimentar el pequeño motor eléctrico.

¿Qué elementos mecánicos tiene un Mild Hybrid?

Un híbrido ligero no deja de ser un coche convencional con una ligera asistencia. De aquí a unos años no descartamos que la práctica totalidad de los coches nuevos cuenten con esta tecnología, ya que baja consumos y emisiones… y ayuda a amortizar las inversiones de los fabricantes en motores de combustión antes de que llegue la electrificación completa de sus modelos.

Un sistema de un MHEV cuenta con pocos elementos extra respecto a un motor convencional. Puede variar en función de las soluciones de cada marca (si el motor es turbo, por ejemplo):

Motor eléctrico: Suele ubicarse en el cigüeñal del motor a través de una correa, si bien algunos fabricantes emplean como asistente un motor de arranque de mayor tamaño. Se gestiona mediante una centralita eléctrónica para ofrecer dos modos: motor y generador (cuando se frena o se desacelera) y actúa en combinación con el sistema stop/start del coche.

Sistema de 48 V

  • Inversor AC/DC: Convierte la corriente alterna del generador en corriente continua.
  • Batería de 48 V de iones de litio: encargada de almacenar la energía.
  • Controlador de batería: regula el estado de carga de la misma.
  • Distribuidor de potencia: reparte la energía entre este sistema y el anterior

Sistema de 12V

Existe además una unidad de control, que es la encargada de decir al motor de combustión cuándo encenderse o apagarse y al eléctrico cuándo debe cargar o ayudar.

Ventajas de un Mild Hybrid

Ya hemos comentado que esta tecnología consigue varias cosas:

  • Disminuir el consumo de combustible. Como el generador recupera energía y la envía a la pequeña batería para alimentar todos los periféricos, no se resta constantemente potencia al motor. Además, si se dispone de conducción a vela (se desacopla el motor del cambio para no retener y rodar movido por la inercia), para por completo el motor, gastando menos que con el motor a ralentí. Se habla de reducciones en torno al 15%.
  • Bajar las emisiones de gases contaminantes. Los cálculos estiman que un 4% según las mediciones del WLTP, pero obviamente varía según los modelos.
  • Mejora el rendimiento del vehículo: con un mayor par motor a bajas revoluciones (sobre todo en motores con turbo), mejor aceleración y se redución el lag en los motores que cuentan con turbocompresor.

Al tratarse de una tecnología más sencilla que otras, resulta más económica. Según Delphi, una empresa que diseña, fabrica y distribuye componentes mecánicos y electrónicos para automoción, los Mild Hybrid cuentan con el 70% de las ventajas de los híbridos convencionales por un 30% de su coste.

Otra ventaja es se puede implementar esta tecnología en las plataformas actuales sobre las que las marcas montan sus vehículos, no es necesaria una arquitectura específica, como ocurre con los coches híbridos.  El coste industrial es muy bajo, tal y como nos contaba un ingeniero de una marca que está próxima a lanzar modelos con esta tencología.

Hay otra serie de ventajas, ya que como el resto de coches híbridos, cuentan con la pegatina ECO del etiquetado de emisiones. Sí, SUV como el Audi Q8 o deportivos como el Mercedes-AMG CLS 53 y el Mercedes-AMG E 53 tendrán ventajas como estas:

  • Acceder a las ciudades sin restricciones, aunque existan episodios de contaminación.
  • Ventajas fiscales en el impuesto de circulación.
  • Descuentos de hasta un 30% en tramos de autopista y túneles.
  • Facilidades para el aparcamiento en las ciudades.

¿Pero merece la pena un Mild Hybrid? Quienes barajen la compra de un coche híbrido por las ventajas de su etiquetado pueden encontrar en estos vehículos una buena opción. No pienses que el gasto será mucho menor que un coche convencional, como tampoco lo son sus emisiones…

Sí mejoran la respuesta y optimizan el uso del motor de combustión, que gracias a esta innovación alargarán su vida en el mercado algún tiempo. También se gana en confort, pues al sustituir el funcionamiento de correas o cadenas de distribución por el motor eléctrico se reduce también vibraciones y sonido del motor en ocasiones.

Y por último, una ventaja más. El sistema de 48V ofrece la posibilidad de integrar más elementos eléctricos en el coche ya que será el motor eléctrico y la batería quienes los hagan funcionar.

Diferencias entre un coche híbrido convencional y un Mild Hybrid

La principal diferencia con un coche híbrido convencional es que la tecnología mild-hybrid no permite que el vehículo pueda circular en modo 100% eléctrico. En los coches híbridos actuales el motor eléctrico que puede sustituir en funcionamiento al motor de combustión durante algunos periodos del trayecto.

Pero esos pocos kilómetros (más en el caso de los híbridos enchufables), tiene un coste elevado… mientras que la sencillez de funcionamiento del alternador-motor de arranque y del resto de componentes hace que esta solución sea más económica. Puede que no consigan quizá un gasto de combustible tan bajo si practicas una conducción eficiente (habrá que hacer comparativas con vehículos similares en trayectos idénticos), pero el precio del coche será menor.

¿Qué coches Mild Hybrid hay en el mercado?

Hasta hace bien poco no existía ningún modelo. Mazda contaba con el sistema i-Eloop, que recuperaba energía de la frenada con un condensador, algo que podríamos considerar como el paso precio a los sistemas de 48V. El Audi RS5 TDI Concept presentado en 2014 ya exploraba el uso de un turbocompresor eléctrico y un sistema eléctrico adicional de 48 voltios conectado al sistema convencional de 12 voltios mediante un convertidor DC/DC.

Se trata de una tecnología que comienza a extenderse, pero lo hará a un ritmo imparable en los próximos años. Los analistas de IHS Automotive aseguran que en 2025 habrá en circulación 12 millones de coches Mild Hybrid en 2025 y supondrán más de la mitad del mercado de los híbridos. No queda otra si se quiere cumplir con las normativas… y seguir vendiendo coches.

Ya hay en el mercado varias opciones. Fabricantes premium como Mercedes o Audi (lo estrenó el actual  Audi A8) ya cuentan con algunas variantes en su gama (y más que vendrán). Entre los generalistas, ahora mismo Suzuki tiene varios modelos con versiones SHVS (caso del Swift, el Baleno o el Ignis) y Renault dispone también de la tecnología Hybrid Assist en su Scenic (llegará a más modelos). Las próximas marcas en salir a la palestra son Hyundai (con el nuevo Tucson) y Kia (con el nuevo Sportage), pero habrá muchas más próximamente.

Fuentes: Kia, Hyundai, Renault, Delphi, IHS Automotive

1 COMENTARIO

  1. Todo esto de los nuevos híbridos Mild Hybrid, está muy bien, pero lo que hace falta es saber el precio. Es decir, cuánto nos tenemos que gastar para comprar uno de estos. Yo tengo un Toyota Prius del final de Octubre de 2006, por lo que pronto cumplirá 12 años. Ni un problema. Pero más caro que si fuera de oro. Posiblemente yo pagué la novatada, pues fué de los primeros, pero por los precios que tienen los híbridos como el mío, posiblemente el próximo que me compre no será híbrido. Como mucho, con GLP que cuesta bastante menos de compra, tiene un buen consumo (en dinero), y goza de la pegatina ECO.

Deja una respuesta