Desde hace unos años, Volvo está bajo el paraguas de Geely, un conglomerado de origen chino que engloba varias marcas importantes. Ese hecho ha causado que la estrategia del fabricante sueco haya tenido que adaptarse. Ahora están muy centrados en la electrificación, que será el futuro de la industria. Por eso se anuncia que dejarán la parte de los motores de combustión interna en manos de una nueva empresa independiente que será constituida junto a Geely.

La idea es que los suecos y los chinos tengan fusionada esa parte del negocio con el objetivo de convertirse en un proveedor global que pueda nutrir a las diferentes marcas del grupo. Algunos como Geely Auto, Proton, Lotus, LEVC o Lynk & Co podrán beneficiarse de las mecánicas de Volvo, e incluso se abriría las puertas a algún tercero que estuviera interesado. Eso haría que Volvo se liberase de esa parte y se centrase en la movilidad eléctrica.

Ya se afirmó hace tiempo que para el año 2025 querían que los eléctricos representaran el 50 % de sus ventas y por eso se está trabajando a contrarreloj para cumplir ese objetivo. Todo comenzará este mismo año con la llegada del Volvo XC40 eléctrico, pero continuará más adelante con los modelos más grandes. El resto de las ventas de la marca será de los motores de combustión interna y de sistemas de propulsión híbridos, pues la electrificación de la industria debería ser un proceso gradual, según Volvo.

Así que la nueva empresa de Volvo y Geely para hacer motores es el primer movimiento antes de una fusión de ambos en un negocio independiente combinado. Todavía falta para conocer los detalles de esa nueva compañía, pero ambas partes aseguran que no se reducirán las plantillas de ninguno de los lados. Parece que contarán con 3.000 empleados de Volvo y otros 5.000 de Geely, todos relacionados con el área de motores. Tendremos que esperar para saber cómo resulta esta sinergia y si beneficia a ambas partes como se pretende.

Fuente: Volvo

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta