Los motoristas son una de las preocupaciones principales de la Dirección General de Tráfico (DGT). Se trata de un colectivo mucho más expuesto y el porcentaje de perder la vida en un accidente de moto es bastante mayor al de hacerlo en un coche. Por eso está desarrollando un Plan Invive (Intensificación, Vigilancia y Velocidad en carreteras secundarias), específico para mejorar las condiciones de los motoristas y velar por su seguridad.

Una de las medidas más polémicas que vendrá con este plan es la de incluir motoristas camuflados para vigilar en aquellas carreteras donde se producen más infracciones. Estos agentes no llevarán los distintivos de la Guardia Civil, pero estarán preparados para hacer controles de velocidad, así como de alcohol y drogas. Su vigilancia estará apoyada por los drones cuando estén listos, algo que se espera para el próximo año 2019.

La función de estos motoristas camuflados de la DGT también será la del control de las carreteras frecuentadas por este colectivo, con el objetivo de que mejore el estado de la red de carreteras nacional. Con los datos obtenidos se exigirá que las Comunidades Autónomas, el Estado y las diputaciones asuman responsabilidades. De esta forma se pretende asegurar la conservación de las vías y la rectificación de las que sean más peligrosas.

Habrá más medidas importantes en este Plan SegurMoto. Una de las más importantes es el de implantar el sistema eCall en motocicletas, algo similar al de los coches donde ya es obligatorio. Se seguiría por una educación mejorada, incluyendo más información sobre seguridad vial de motocicletas para el carnet B (con el que se pueden llevar motos de 125 cc). Esto se reforzará con campañas de comunicación, como la última titulada ‘El hombre de cristal’ para concienciar de la fragilidad del motorista.

Fuente: El Mundo

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta