Madrid Central ha sido un tema polémico desde que comenzó su concepción hace ya tiempo. En este área de la capital comprendida por Embajadores por el Sur, puente de Segovia y Calle Princesa por el Oeste, Calla Sagasta y Alberto Aguilera por el Norte y Paseo de Recoletos y el Prado por el Este; se restringía el tráfico y el etiquetado de emisiones de la DGT cobraba más sentido que nunca. Ahora nos llega el primer balance de multas que se están poniendo por este motivo.

Aunque Madrid Central lleva establecida varios meses, estaba en periodo de pruebas y todavía no había comenzado a multarse a los vehículos que entraban sin permiso. Eso cambió el pasado 16 de marzo, cuando se abría la veda para sancionar a aquellos conductores que no hicieran caso a la norma. En algo más de dos semanas (del 16 de marzo al 1 de abril) se pusieron nada menos que 4.460 multas, una cifra nada desdeñable que seguro que se ha ido engrosando en los últimos días.

Eso nos deja con un balance que supera ligeramente las 260 multas al día. La duda está en si el motivo es la falta de información o si ha sido por despiste de los conductores. Recordemos que solamente pueden entrar a Madrid Central los residentes, los invitados (con autorización), vehículos con etiquetas Cero y ECO, vehículos con etiquetas B y C que van a aparcamiento, además de los taxis, VTC y servicios de carsharing. Los vehículos sin etiqueta no podrán entrar de ningún modo.

Los usuarios que hayan infringido la norma han estado recibiendo su correspondiente multa de 90 euros, que puede quedarse en 45 euros por pronto pago. En el primer balance de Madrid Central, el Ayuntamiento ha estimado que un descenso del tráfico del 25 % en esta zona durante los cinco primeros meses. La calle Gran Vía es la que más lo nota con un descenso del tráfico del 24 % en días laborales y hasta un 30 % en festivos. Además, el uso del transporte público ha aumentado en torno a un 6 %.

Fuente: Telemadrid

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta