La relación que tiene Lego con el sector automotriz es bastante especial. La empresa dedicada a los juguetes hechos de bloques siempre ha tenido las cuatro ruedas en el punto de mira y no ha dudado en colaborar con algunas marcas para hacer algunas acciones. Ya hemos podido ver varias veces coches a tamaño real formados por cientos de miles de pequeñas piezas de Lego. En esta ocasión el concepto es el mismo pero la ejecución es diferente.

En la puerta del Museo Porsche, en Stuttgart (Alemania), se encuentra expuesto el Porsche LEGO Big Brick 911 Turbo 3.0. Como su propio nombre indica, se trata de la representación de un 911 Turbo 3.0 (930), el primero que estrenó la denominación a mediados de los años 70 y que desarrollaba 260 CV gracias a un turbocompresor KKK soplando a 1,2 bares. El alerón fue una de sus señales de identidad y se mantiene hasta la actualidad.

La peculiaridad de esta obra es que no está formado por las pequeñas piezas de Lego, sino por unas de gran tamaño (de ahí el ‘Big Brick’) hechas especialmente para esta ocasión. El objetivo era el de replicar uno de los últimos sets de la colección Lego Speed Champions. Este paquete incluye un Porsche RSR y el mismo 911 Turbo 3.0 en color verde pistacho, aunque con una longitud de apenas 15 centímetros.

El de juguete tiene 391 piezas entre los dos coches, mientras que del que ha sido creado a escala real no se han dado demasiados detalles. También hay que destacar que el set de Lego Speed Champions tiene un precio de 40 euros y que el otro no está a la venta y solo servirá para fines decorativos. Todo apunta a que ha sido un trabajo artesanal y que habrá necesitado fijaciones más duraderas.

Fuente: Porsche

Galería de fotos:

Ver galeria (4 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta