El Porsche 911 es uno de los automóviles más carismáticos de la historia. Con más de medio siglo de historia a sus espaldas, ha ido levantando pasiones entre varias generaciones de seguidores y parece tener cuerda para rato. Parece que siguen saliendo modelos muy pasionales y que no siguen las tendencias del sector. Hace tiempo que os hablamos de los mejores Porsche que no eran 911, pero ahora toca recopilar los mejores 911 de la historia.

Porsche 911 S 2.0 Coupé 1967 (901)

La primera generación del Porsche 911, el comienzo de la historia es el 901 que llegó al mercado en 1964. El coupé de 2+2 plazas destacaba por su motor bóxer de seis cilindros y 2.0 litros situado en posición trasera, justo detrás del eje posterior. Destacaba por su ligereza, apenas superando la tonelada, y por su comportamiento dinámico. En 1967 le siguió el Porsche 911 S 2.0 Coupé que hemos incluido en la lista. Contaba con una mayor potencia (160 CV), suspensiones revisadas y un elemento que pasaría a la historia y sería característico del modelo: las llantas Fuchs de 5 radios.

Porsche 911 Carrera RS 2.7 1973 (901)

Pasaron los años y la primera generación iba tocando a su fin. Se marchó por la puerta grande con el Porsche 911 Carrera RS 2.7 que en 1972 fue el primer nueveonce en llevar esta denominación. Su nacimiento iba ligado a la competición y destacaba por un motor bóxer de seis cilindros que aumentaba su cilindrada hasta los 2.7 litros y su potencia hasta los 210 CV. Además de eso se deshacía de lo superfluo para reducir su peso al máximo. Siempre será recordado por ese llamativo alerón trasero bautizado como ‘cola de pato’ (ducktail).

Porsche 911 Turbo 3.0 1975 (930)

La segunda generación del 911, conocida como 930, llegó justo después con un motor más grande y una renovación estética. En 1975 llega un icono que marcaría un camino que se sigue todavía a día de hoy: el Porsche 911 Turbo 3.0. Se trata del primer ‘Turbo’ de la marca, un ejemplar sobrealimentado mediante un turbocompresor KKK soplando a 1,2 bares. Desarrollaba 260 CV, tenía una puesta a punto más deportiva y recibía un singular alerón tipo ‘cola de ballena’, elemento característico de los ‘Turbo’ actuales.

Porsche 911 SC/RS 1984 (930)

Casi una década más tarde, dando los últimos coletazos de la segunda generación, aparecía el Porsche 911 SC/RS. Este modelo se trató de una edición limitada a 20 unidades que todavía es recordado por su desempeño en competición. Destacaba por su ligereza y los 250 CV extraídos de su motor todavía de 3.0 litros para la homologación (el 3.2 no entraba en la normativa). Quince unidades fueron de calle y hubo cinco de competición, pilotadas por Henri Toivonen o por el gallego Beny Fernández. También tuvo una participación en el Rally París-Dakar tras haberlo convertido a 4×4.

Porsche 911 Carrera RS 3.8 1992 (964)

Posteriormente llegaría la tercera generación, los 964, que tenían algunas influencias de uno de los modelos más avanzados que haya hecho la marca de Stuttgart: el Porsche 959. Tras varias versiones más ‘normales’, llegó el turno de los radicales. En 1992 veía la luz el Porsche 911 Carrera RS 3.8, una evolución del anterior con motor de 3.6 litros, que rebajaba su peso al deshacerse de todo lo prescindible (incluidos asientos traseros). El bóxer de 3.8 litros llegaba a los 300 CV y aceleraba de 0 a 100 km/h en menos de 5 segundos.

Porsche 911 GT2 1997 (993)

Damos paso a la cuarta generación del Porsche 911, la conocida como 993. Se asentaba sobre una plataforma totalmente nueva, con la que conseguía mejorar su rigidez y aerodinámica. Destacaba por sus formas redondeadas y una nueva suspensión con el eje trasero con triángulos superpuestos. De esta generación el ejemplar más destacado fue el Porsche 911 GT2 que llegó al mercado en 1995 empleando el motor del ‘Turbo’ pero con un turbocompresor extra. En 1997 sale una evolución, la que tenemos en la imagen, destinada a obtener la homologación para algunas carreras y que desarrollaba 450 CV de potencia. Pasará a la historia por ser el último con motor refrigerado por aire.

Porsche 911 GT3 RS 2004 (996)

Poco después llegaría la quinta generación, los 996, que introducían uno de los mayores cambios desde el nacimiento del modelo al ir refrigerados por agua. La cilindrada de sus motores se redujo para responder a la normativa anticontaminación y su estética evolucionaba. Ya con el cambio de siglo llegaba el Porsche 911 GT3 RS, una evolución que radicalizaba al GT3 reduciendo su peso aún más (1.360 kg) y que mantenía la potencia de su bóxer de 3.6 litros en 380 CV, aún lejos del GT2 de la misma generación, pero le permitían hacer el 0 a 100 km/h en 4,4 segundos.

Porsche 911 GT2 RS 2011 (997)

En 2005 llegaría la sexta generación del Porsche 911, el 997, que volvía a las ópticas redondeadas y a una estética más inspirada en los anteriores. Las mecánicas derivaban de los 996 sin demasiados cambios, pero hubo incorporaciones técnicas interesantes como el turbo de geometría variables, la inyección directa o la transmisión automática PDK. Aparece por primera vez el Porsche 911 GT2 RS, que se convirtió en el más potente de las historia con su motor bóxer de 3.6 litros que entregaba 620 CV de potencia y aceleraba de 0 a 100 km/h en 3,5 segundos. Actualmente ha sido superado por el nuevo GT2 RS de 700 CV.

Porsche 911 R 2016 (991)

La actual generación 991 lleva en el mercado desde 2012 y también supuso un gran cambio al introducir una plataforma totalmente nueva hecha de aluminio. Si hay un modelo que destacar en los últimos años es el Porsche 911 R. Se trata de un ejemplar limitado a 911 unidades que hace un guiño a los seguidores más puristas al dejar de lado a la turboalimentación que acompañaba a esta generación. Cuenta con un motor bóxer atmosférico de 4.0 litros que desarrolla 500 CV y que solamente puede ir ligado al cambio manual. Pesa solo 1.370 kg, tiene aerodinámica activa, eje trasero direccional y la especulación ha conseguido que algunas unidades de segunda mano superen el millón de euros.

Porsche 911 GT3 2018 (991)

Uno de los últimos al llegar al mercado es el Porsche 911 GT3 de la actual generación. Esas siglas hacen que sea más ligero y potente que otros hermanos de gama. Con poco más de 1.400 kg, lleva un motor bóxer de seis cilindros y 4.0 litros que alcanza los 500 CV. Una de sus principales cualidades es que todavía ofrece el cambio manual de seis velocidades como opción, algo de lo que no puede presumir el más reciente y radical 911 GT3 RS que tiene 520 CV pero solo puede ir ligado a la transmisión automática PDK.

Fuente: Road&Track

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta