La historia de los dos Ferrari del Rey Juan Carlos parece que no termina de acabarse. Recapitulemos. En noviembre de 2011 el monarca visita los Emiratos Árabes Unidos para asistir al penúltimo Gran Premio de Fórmula 1 de la pasada temporada. El jeque Mohamed bin Rashid al Maktoum le hizo entonces un regalo, dos Ferrari (no son los de la foto, utilizada a título ilustrativo). Pero resulta que Patrimonio Nacional, no se había hecho cargo de la custodia de los vehículos. De hecho, ni siquiera sabía que Don Juan Carlos había sido obsequiado con esos coches de lujo.

Ante el revuelvo que provocó la noticia, hace justo un año, el 19 de junio, el Boletín Oficial de Las Cortes informaba que pasaban a formar parte de la Casa Real, con lo que jurídicamente los Ferrari regalados al rey y su hijo son de su propiedad… aunque solo ellos pueden disfrutarlo.

Y ahora, parece ser que  la Agencia Tributaria ha abierto dos expedientes de impago a Hacienda por la importación de estos dos vehículos. El expediente fiscal, que tiene fecha de diciembre de 2011, consta de una declaración tributaria complementaria y otra de requerimiento de pago por vía ejecutiva, pero no ha podido cobrarse aún… porque al parecer la Casa Real española se niega a ello, según informa el blog Un espía en el Congreso.

En el expediente consta que es el jeque quien envía desde Abu Dhabi dos Ferrari, valorados en 500.000 euros. La legislación tributaria española obliga a los receptores a declararlas en el IPRF y abonar a Hacienda el impuesto correspondiente por la importación del vehículo. Sin embargo, según aseguran en el blog, la Casa Real alegó que los Ferrari eran de Patrimonio Nacional y dio órdenes para que se retiraran sin pagar de la zona de aduanas del aeropuerto de Barajas, donde habían recibido los coches.

No es posible retirar de la aduana de Barajas cualquier producto de importación si antes no se ha satisfecho el pago de los impuestos del mismo, pero alguien “de arriba”, según dice el blog, dio la orden para que los dos ferraris se recogieran en el aeropuerto y se llevaran a la Zarzuela sin sufragar ningún pago o promesa del mismo. Al parecer, un alto funcionario que dejó un documento escrito al respecto.

Solamente Izquierda Unida hizo una pregunta por escrito, hace un año. La Casa Real, a través del Ministerio de la Presidencia, respondió vagamente que no pensaba venderlos ni destinarlos a un Museo para disfrute de todos los ciudadanos. Y ahí quedó la cosa, ya que no se solicitó comisión de investigación, ni la comparecencia del ministro de Hacienda.

Eso ocurría hace un año… Desde entonces, nadie más ha abierto la boca aparte de la blogosfera,

Fuente: Un espía en el congreso
Vía: Menéame

 

1 COMENTARIO

Deja una respuesta