En ocasiones cuando hablas con entusiastas “porschistas” no pueden evitar hacer una pequeña mueca de contrariedad cuando les mencionas las variantes dotadas de tracción integral del mítico “nueveonce”. Muchos de ellos creen que un “verdadero” 911 ha de tener, indefectiblemente, tracción trasera…

Puede que estén en lo cierto, pero no cabe ninguna duda que la incorporación de este sistema convierte al deportivo germano en un vehículo mucho más seguro en condiciones “no óptimas” de asfalto o cuando los fenómenos atmosféricos deciden dar rienda suelta a todo su poder, sin que se vea excesivamente penalizado en su comportamiento deportivo por el aumento de peso que ello conlleva.

La tracción total aporta indudables ventajas cuando las condiciones del firme no son las idóneas
La tracción total aporta indudables ventajas cuando las condiciones del firme no son las idóneas

Generación tras generación (ahora la séptima, con código interno 991) esta tecnología ha ido mejorando hasta que el actual Porsche Traction Management (PTM), junto con el diferencial automático (ABD) y el control de tracción (ASR), consiguen distribuir la potencia, entre ambos ejes, de manera activa a través de un embrague multidisco de regulación electrónica (ayudado por una serie de sensores que controlan permanentemente las revoluciones de las cuatro ruedas, la aceleración longitudinal y transversal o el ángulo de giro de la dirección), aumentando la seguridad de los ocupantes no sólo cuando llueva o nieve sino también en una conducción “al límite”. Si a ello le sumamos la presencia del Porsche Stability Management (PSM), que recordemos se trata de un sistema de regulación automática para la estabilización del vehículo en condiciones límite, permite contar con una distribución adecuada de la tracción disponible, cualesquiera que sean las circunstancias.

Los nuevos Porsche serán comercializados en cuatro versiones diferentes: 911 Carrera 4 y 911 Carrera 4S (cada una de ellas con variantes Coupé y Cabriolet). Estarán dotados de las mismas características principales que sus “hermanos” de tracción trasera, es decir, con un diseño prácticamente idéntico, las mismas suspensiones, motores y cajas de cambio, con las lógicas excepciones de las modificaciones relacionadas con la instalación de la tracción a las cuatro ruedas. De todas formas si queréis hacer un repaso más exhaustivo os remitimos al artículo que en su momento dedicamos al Porsche 911 Carrera y Carrera S.

Gracias al esfuerzo realizado por los ingenieros de la marca se ha conseguido disminuir el peso entorno a los 65 kg (con respecto a las versiones precedentes), lo cual significa que a pesar de disfrutar de mayores dosis de potencia y de par el consumo y las emisiones se han reducido alrededor de un 16%.

Los cambios estéticos son sutiles con una anchura 44 mm mayor en el eje posterior
Los cambios estéticos son sutiles con una anchura 44 mm mayor en el eje posterior

Si a ello le añadimos que la parte posterior tiene una mayor cota de anchura (44 mm en total) y los neumáticos son 10 mm más anchos que en los modelos de tracción trasera, es evidente que se consigue una mayor capacidad de tracción a la vez que el deportivo germano irá más “asentado” sobre la carretera.

El interior sigue los excelentes cánones marcados por las versiones que le precedieron, haciendo gala de una inmejorable calidad, acompañado de un ambiente sumamente deportivo, que no es sino una premonición de lo que nos ofrecerá una vez iniciemos la marcha.

En cuanto a las motorizaciones son de similares características a las vistas en los modelos de propulsión trasera:

El Porsche 911 Carrera 4 Coupé utiliza el conocido propulsor bóxer de seis cilindros de 3.436 centímetros cúbicos, refrigerado por agua, con 350 CV de potencia a un régimen de 7.400 rpm y un par máximo de 390 Nm a 5.600 rpm. Gracias a él acelera en sólo 4,9 segundos de 0 a 100 km/h (4,7 segundos, si equipa la caja de cambios PDK) y alcanza una velocidad máxima de 285 km/h (283 km/h con PDK). El consumo y las emisiones han descendido hasta alcanzar unas cifras sorprendentes de 9,3 l/100 km de consumo medio combinado (8,6 l/100 km con PDK), y 219 gr/km de CO2 (203 gr/km con PDK), respectivamente.

Si hablamos del Porsche 911 Carrera 4 Cabriolet, las cifras de potencia y par son idénticas a las del apartado anterior. Donde si hay ligeras variaciones es en aceleración de 0 a 100 km/h con 5,1 segundos (4,9 segundos con PDK) y una velocidad máxima de 282 km/h (280 km/h con PDK). El consumo medio combinado es de 9,5 l/100 km (8,7 l/100 km con PDK) y las emisiones de CO2 son de 224 gr/km (205 gr/km con PDK).

El interior nos ofrece la fantástica calidad a la que Porsche nos tiene acostumbrados
El interior nos ofrece la fantástica calidad a la que Porsche nos tiene acostumbrados

En cambio el Porsche 911 Carrera 4S emplea el motor bóxer de seis cilindros “subido” a 3.800 centímetros cúbicos, también refrigerado por agua, pero que obtiene en este caso 400 CV de potencia a un régimen de 7.400 rpm y un par máximo de 440 Nm a 5.600 rpm. Lógicamente las prestaciones se ven incrementadas, con una velocidad máxima de 299 km/h (297 km/h con PDK) y una aceleración de 0 a 100 km/h de 4,5 segundos (4,3 segundos con PDK). Se conforma con 9,9 l/100 km de consumo medio combinado (9,1 l/100 km con PDK), y las emisiones de CO2 ascienden a 234 gr/km (215 gr/km con PDK).

En último lugar el Porsche 911 Carrera 4S Cabriolet utiliza el mismo propulsor de su “hermano” con techo duro y las diferencias se centran en las prestaciones, con una velocidad máxima de 296 km/h (294 km/h con PDK) y una aceleración de 0 a 100 km/h de 4,7 segundos (4,5 segundos con PDK). El consumo medio combinado es de 10 l/100 km (9,2 l/100 km con PDK) y las emisiones de CO2 son de 236 gr/km (217 gr/km con PDK).

El precio estimado de venta al público de las configuraciones básicas varía desde los 110.013 euros del Porsche 911 Carrera 4 hasta los 140.678 euros del Porsche 911 Carrera 4S Cabriolet, a lo que habrá que sumar una considerable cantidad, dependiendo de las opciones escogidas.

La marca de Stuttgart llevará a cabo la presentación oficial de este modelo en el Salón del Automóvil de París que abrirá sus puertas desde el 29 de septiembre hasta el 14 de octubre próximos.

Mientras llega el momento de observarlo en vivo en la inminente edición del salón parisino os dejamos con este vídeo y la correspondiente y extensísima galería de fotos:

Galería de imágenes:

Ver galeria (44 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta