Opel está de plena actualidad. La compañía de automoción alemana, propiedad del grupo General Motors, saltaba a la primera plana de la actualidad informativa por los problemas económicos que atraviesa, y que obligará a la puesta en marcha de una batería de recortes, donde los trabajadores serán los más afectados.

Ahora, Opel vuelve a ser noticia, pero esta vez por asuntos más agradables. El fabricante ha lanzado al mercado una nueva versión del Corsa, uno de los vehículos de mayor éxito, bautizado como “Kaleidoscope“, caracterizado por su llamativo aspecto con un techo en color negro brillante. El negro es el gran protagonista en el automóvil, presente también en las carcasas de los espejos retrovisores y el soporte de la parrilla. En Opel han cuidado hasta el último detalle en el diseño del interior, con asientos de estampado “Kaleidoscope”, toberas de ventilación a juego y detalles lacados en las puertas.

Interior

El equipamiento se completa con pedales deportivos de aluminio, llantas de aleación de 16 pulgadas, parabrisas tintado y lunetas traseras oscurecidas, volante forrado en cuero, salida del tubo de escape cromada, además de la última tecnología en audio, con radio MP3 de entrada auxiliar y mandos al volante.

El nuevo Opel Corsa Kaleidoscope está alimentado con un propulsor de gasolina de 1.4 litros y 16 válvulas de 100 caballos de potencia. La oferta diésel cuenta con un motor de 1.3 CDTI de 95 caballos o de 1.7 CDTI con 130 caballos, además de una caja de cambios manual, de cinco o seis velocidades.

La nueva apuesta de Opel está disponible a partir de 16.515 euros. Desde el fabricante alemán esperan que su éxito comercial puede paliar en parte las millonarias pérdidas económicas que arrastra la firma.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta