Logo de Noticias Coches
Peugeot Hybrid4 competicion – 6
Mario Nogales

Peugeot Hybrid4 500 kW: el sistema para competición que también estará en un modelo de calle

Aunque parezca ya algo de otra época, Peugeot también ha tenido mucha relevancia en la competición. Ahora anuncia su vuelta al Campeonato Mundial de Resistencia (WEC) en la categoría de LMH para 2022. Ya están trabajando en este proyecto y presentan el sistema de propulsión con el que competirán. Ha sido bautizado como Peugeot Hybrid4 500 kW y tiene unas características que bien merece la pena destacar. Al fin y al cabo, también tendrá que estar presente en un modelo de calle.

Por temas de homologación, Peugeot tendrá que sumar estar mecánica a un ejemplar de producción y esa siempre es una buena noticia. Más si tenemos en cuenta de que se basa en un motor de gasolina V6 biturbo de 2.6 litros colocado en posición central y sumado a una mecánica eléctrica en el eje delantero. El de gasolina entrega por sí solo 680 CV de potencia, pesa apenas 165 kg y sirve para mover exclusivamente el eje trasero. Se emplea una transmisión secuencial de siete velocidades con levas en el volante.

Aunque también está el apoyo del motor eléctrico de 200 kW, que equivaldrían a 272 CV. Impulsa las ruedas delanteras para conseguir la tracción a las cuatro ruedas. A esto hay que sumar una batería hecha con ayuda de Saft, una filial de Total, que va posicionada en una carcasa de carbono dentro de la estructura monocasco del automóvil, detrás del conductor y debajo del tanque de combustible. Otros detalle importante de este futuro modelo será un sistema de freno por cable.

Para adaptarse a la categoría LMH, este Peugeot Hybrid4 500 kW tendrá un funcionamiento bastante característico. En la competición no puede hacer uso de energía eléctrica por debajo de 120 km/h, solo se mueve con el motor de gasolina a bajas velocidades. Ese bloque está limitado a 408 CV y se va ajustando en función de la potencia que entregue el eléctrico (depende de la batería). Cuando la batería se agota, la mecánica de gasolina pierde la limitación y pasa a entregar los 680 CV a las ruedas traseras.

En las carreteras se cargarápor completo antes de empezar y después dependerá de la energía que se recupere por el frenado cinético. Hay dos excepciones a tener en cuenta en competición. La potencia del motor de combustión puede aumentar un 3 % hasta los 700 CV al final de las rectas cuando la batería está vacía. Al entrar al pit lane se puede elegir si usar el motor de gasolina, el eléctrico o los dos; siempre que no se sobrepasen los 60 km/h.

Galería de fotos:

  • coches híbridos
  • Peugeot
  • superdeportivo