El segmento de las furgonetas camper ha sido uno de los que más ha crecido en los últimos años. El estilo de vida activo cada vez es adoptado en mayor medida por los usuarios, que buscan un vehículo completo en el que prácticamente se pueda hacer vida. De este modo, muchos fabricantes han optado por transformar sus furgonetas para poder pernoctar en el interior. Se comenzó por las más grandes (como es lógico), pero ahora también llega a otras como la Peugeot Rifter by Tinkervan.

Después de haber conocido en primera persona a la Peugeot Traveller by Tinkervan, la furgoneta media adaptada y con cama en el techo incluida, ahora le toca el turno a la compacta. No hay que olvidar que la Rifter es una versión de la mítica Partner, solo que más apta para el transporte de pasajeros y un uso como monovolumen. Ahora también servirá para las escapadas de fin de semana gracias a una transformación para la que han recurrido a su ya habitual socio en este ámbito.

Tinkervan ya tiene mucha experiencia y está guiando a la perfección en el mundo camper al Grupo PSA. Con este ejemplar lo que se ha hecho es tomar como base a la carrocería Long, la más grande disponible en la gama con sus 4,75 metros de largo y 2,97 metros de distancia entre ejes, y ponerse a hacer cambios. Lo primero es mantener sus virtudes como turismo de cinco plazas y sumarle ese extra de modularidad para poder convertirlo en una segunda casa.

Entre su equipamiento cuenta con una batería auxiliar AGM de 80 aH que se recarga con el funcionamiento del propio vehículo y con una centralita de baterías que proporciona el voltaje de la batería principal del vehículo y la auxiliar. También se puede cambiar la luminosidad del interior con los dos flexos y una luz LED de doble intensidad. Se suman varias tomas de 12 V y USB repartidas por el habitáculo.

Una de las premisas es convertir el interior del Peugeot Rifter by Tinkervan en un salón. Por eso cuenta con una mesa plegable que puede colocarse en dos posiciones o utilizarse en el exterior. Para mejorar el espacio se puede abatir el asientos del copiloto. Si las temperaturas bajan no habrá problema, pues monta una calefacción auxiliar de gasoil Webasto con programador y kit de altura para huir del frío.

Para convertirlo en dormitorio hay una cama extraíble que va montada sobre los asientos traseros al abatirlos y que cuenta con colchón de viscoelástica con tela desenfundable para su lavado. Hay espacio de sobra para dos adultos, siendo ideal para una escapada de fin de semana. En la zona del maletero también hay una ducha eléctrica de 12 V con un depósito de 10 litros.

En el Peugeot Rifter by Tinkervan también se ofrecen algunos accesorios opcionales para completar la dotación. Se trata de la nevera de 31 litros de capacidad, de las cortinas para los cristales traseros o del toldo Manual Black para poder montarlo en el exterior.

Galería de fotos:

Ver galeria (14 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta