Hay pocas dudas acerca de la importancia de la industria automotriz en España. Se trata de una de las actividades económicas industriales más importantes, pues representa un 10 % del PIB y hasta un 19 % del total de las exportaciones del país. También emplea en torno a 650.000 personas de forma directa y casi 2 millones de forma indirecta. La crisis causada por el COVID-19 ha golpeado con especial fuerza a este sector y actualmente hay mucha incertidumbre a su alrededor. Para mejorar la situación llega el Plan de impulso a la industria de la automoción, que vamos a desgranar a continuación.

Se trata de una serie de ayudas para reforzar el sector desde cinco pilares, recogiendo un total de 21 medidas de todo tipo. El Gobierno va a disponer un presupuesto total de 3.750 millones de euros, de los cuáles 1.535 millones de euros se empezarán a movilizar desde este mismo año 2020 y los 2.215 millones restantes se emplearán a partir de 2021 y los años siguientes. Este plan de recuperación tiene como objetivo el avanzar hacia el futuro modernizando el sector, contribuyendo a la descarbonización e introduciendo una mayor digitalización.

Renovación del parque de vehículos – 550 millones de euros

No es ningún secreto que el parque de vehículo de España es uno de los más envejecidos de Europa. La antigüedad media de los coches es de 12,7 años y el mercado de vehículos de más de 20 años ha crecido un 18 %. Con la vista puesta en la reducción de emisiones de CO2, se han anunciado varias medidas a corto plazo que ya están disponibles. La primera y más esperada es un nuevo Plan Moves para impulsar la compra de coches eléctricos y sostenibles. Cuenta con una dotación de 100 millones de euros y entra este mismo mes de junio. Hablaremos más en detalle de ello en un artículo específico.

Ha habido otra grata sorpresa con un nuevo programa de renovación del parque, que cuenta con una dotación de 250 millones de euros y que incluye también a vehículos de combustión convencionales. En este caso se obliga al achatarramiento para seguir renovando el parque y la cuantía dependerá de las emisiones de CO2. También lo detallaremos en otro post más específico de las ayudas a la compra. Más medidas a corto plazo son la renovación del parque de vehículos de la Administración General del Estado (100 millones) y la habilitación del uso parcial del superávit para que las Entidades Locales renueven sus flotas (100 millones).

También hay planteadas en este ámbito dos medidas a medio plazo que se implantarán a partir de 2021. La más importante es una actualización de las etiquetas medio ambientales de la DGT, algo que está planificado para julio del año que viene y que podría acabar con esa etiqueta ECO que obtienen actualmente los coches con tecnología Mild Hybrid. La otra es un plan de despliegue de infraestructura de recarga para coches eléctricos, que se desarrollará entre este año y el que viene, y tiene como objetivo llegar a los 50.000 puntos de recarga antes de 2023.

Impulsar la competitividad y la sostenibilidad – 2.690 millones de euros

Un alto porcentaje del presupuesto de este «Plan de impulso a la industria de la automoción» se va precisamente a mejorar a nivel industrial el sector. Tras un varapalo como el cierre de la planta de Nissan en Barcelona, se quiere atraer inversiones y ser más competentes en la producción de coches eléctricos, de esta forma se podrá generar empleo sostenible. A corto plazo se han dispuesto 500 millones de euros en línea ICO para vehículos de uso profesional, permitiendo a autónomos y empresas renovar sus vehículos comerciales e industriales. También hay 390 millones de euros para la flexibilización temporal de la línea de préstamos Reindus.

A medio plazo, ya se habla de una optimización de ese programa de préstamos Reindus con una dotación de 1.800 millones de euros, algo que se planea para las convocatorias de 2021 y 2022. Por otro lado, se anuncia una mejora de la competitividad en logística de transporte, fomentando el uso de camiones de 4,5 metros de altura y 44 toneladas por carretera, adaptando las infraestructuras ferroviarias para admitir trenes de hasta 750 metros de longitud y optimizando el sistema portuario.

I+D+i en la automoción – 415 millones de euros

Es importante de cara a futuro que España tenga la capacidad de innovar y posicionarse de forma adecuada ante nuevos retos. Por eso, a corto plazo se destinan 25 millones de euros a la innovación industrial en hidrógeno renovable, apostando por este combustible como medida para rebajar las emisiones. También hay una dotación de 30 millones para proyectos singulares de innovación industrial en movilidad sostenible (MOVES Singulares), que anima a buscar todo tipo de soluciones en este ámbito.

A medio plazo, entre 2021 y 2024, se comtempla la mejora de la conectividad y apoyo a la dotación de conexiones de muy alta velocidad. Con una dotación de 260 millones se pretende apostar por los corredores de cobertura 5G para mejorar las capacidades del vehículo conectado. También hay otros 100 millones de euros para la Compra Pública de Innovación para que las administraciones dispongan de equipos e infraestructuras de tecnologías novedosas.

Formación y cualificación profesional – 95 millones de euros

Otro de los pilares es reforzar el capital humano, la empleabilidad y la competitividad; así que también se esperan acciones en este campo. Para generar nueva mano de obra cualificada y adaptar la existente a las nuevas necesidades se aplican dos medidas a corto plazo. Hay un plan específico de recualificación y actualización de las cualificaciones profesionales del sector con 25 millones de euros y una campaña de procedimientos de acreditación de competencias profesionales adquiridas a través de la experiencia laboral en el sector de la automoción con otros 15 millones.

A medio plazo también se contempla un plan integral de formación en habilidades de gestión, digitalización y generación de ecosistemas innovadores en la industria del automóvil con una dotación de 50 millones de euros a aplicar de aquí a 2024. En este tiempo también se fomentará la formación para las nuevas tecnologías, la digitalización y los medios de transporte sostenibles con 5 millones de euros.

Fiscalidad para impulsar la competitividad del sector

Todavía no habla de partida presupuestaria que se destinará a este ámbito, pero está claro que se quiere emplear algunos incentivos fiscales para impulsar el sector de la automoción. A corto plazo, empezando a partir del mes de julio, se contempla un incremento en la deducción por innovación tecnológica en el ámbito de la automoción, que pasará a ser del 12 % actual hasta el 25 %. También se dará flexibilidad de amortización fiscal en inversiones realizadas en cadena de valor de movilidad eléctrica, sostenible o conectada.

A medio plazo se quiere hacer una reforma integral de la fiscalidad sobre vehículos, algo que podría llegar entre 2021 y 2024. En este caso, hablamos de cambios de gran calado tanto en el impuesto de circulación (IVTM) como en el impuesto de matriculación. No se han dado detalles, pero ya se habló de subidas para los coches más antiguos y de beneficios para favorecer la compra de coches eléctricos.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta